Saltar al contenido

¿Sabías que el agua de la piscina puede amarillear los dientes?

Pasar muchas horas a la semana en la piscina o el spa puede hacer que los dientes se vuelvan amarillos. Hablamos con el Dr. Álvaro Reuter, odontólogo, para que nos aclare qué sucede con el llamado “sarro del nadador” y cómo se puede evitar.

aquachara-520616-unsplashaquachara-520616-unsplash

Imagen: Aquchara en Unsplash

El sarro del nadador se produce porque el pH del agua de las piscinas es ligeramente superior (más básico) que el de nuestra saliva, lo que favorece un mayor depósito de sarro y cálculo en los dientes de estos pacientes que frecuentan más a menudo la piscina.

Este sarro puede manchar los dientes, pero cuando éste se acumula y no se elimina, las bacterias se adhieren y se produce una respuesta inflamatoria por parte de nuestras encías, pudiendo dar lugar a patologías periodontales graves si no es tratado.

Aunque pasar muchas horas en la piscina puede producir y favorecer este mayor depósito de sarro, hay muchos otros factores que influyen en este fenómeno. Las recomendaciones para estas personas que pasan tantas horas en la piscina son, principalmente, mantener una óptima higiene bucodental (no olvidar cepillarse los dientes como mínimo tres veces al día) y visitar al odontólogo para que éste valore la necesidad una higiene profesional (sobre todo si el nadador se dispone a realizar un tratamiento intenso, antes de una competición por ejemplo).

La mejor manera de prevenir patologías graves derivadas del cúmulo de cálculo es manteniendo una higiene adecuada y acudir al dentista periódicamente.

Encontrarás más información en el Instituto MaxilofacialEste enlace se abrirá en una ventana nueva de Centro Médico Teknon.




Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Últimos comentarios