Saltar al contenido

El control y diagnóstico precoz son fundamentales para luchar contra el cáncer de próstata

El cáncer de próstata constituye la segunda causa de muerte en el hombre a nivel mundial, con 330.000 casos nuevos al año.

hombre-visita-medica-prostata-prevencion

Hay tres factores de riesgo conocidos: aumento de la edad, origen étnico y herencia. La mayoría de los pacientes son asintomáticos, de ahí que el control y diagnóstico precoz son fundamentales. Cuando se presentan síntomas urinarios (irritativos, cuando se afecta la fase de llenado de la vejiga, u obstructivos, cuando se afecta la fase de vaciamiento) sugiere enfermedad con avance local o metástasis.

Diagnóstico

Es fundamental un buen control clínico y un diagnóstico precoz, con análisis del antígeno específico prostático (PSA), una proteínaEste enlace se abrirá en una ventana nueva producida por las células normales así como por células malignas de la glándulaEste enlace se abrirá en una ventana nueva prostática, asociado a la realización de un tacto rectal.

Aquellos pacientes que presentan un PSA elevado o un tacto rectal sugestivo de nódulo prostático, son candidatos a realizar biopsia prostática ecodirigida. En la mayoría de estudios se utiliza un nivel de PSA mayor de 4 ng/mL para la indicación de biopsia, aunque en los últimos años existe una tendencia generalizada a disminuir este valor, sobre todo en varones jóvenes entre 50 y 66 años. Por otro lado, se han publicado varios estudios recientemente, donde cobra un papel importante la resonancia magnética prostática, prueba que nos facilitará en discriminar si el ascenso de PSA de nuestro paciente es debido a la aparición de una lesión sospechosa de cáncer de próstata.

Clasificación

En función del resultado tanto del PSA, tacto rectal, resonancia magnética y otras pruebas solicitadas en determinadas circunstancias como el TAC abdominal y la Gammagrafía ósea, establecemos una clasificación que nos permitirá ofrecer un abanico de opciones de tratamiento. El tumor se clasificará en tumor localizado, localmente avanzado y tumor metastásico. Por otro lado, también se considerará el riesgo de progresión de la enfermedad localizada en bajo riesgo, riesgo intermedio y alto riesgo de progresión.

Tratamiento

En la mayoría de los casos diagnosticamos al paciente en situación de enfermedad localizada. Actualmente el reto en el tratamiento, es garantizar un perfecto tratamiento oncológico, con una preservación funcional del esfínter externo urinario (que permitirá una buena continencia urinaria post-tratamiento), y una óptima preservación de las bandeletas neurovasculares (que permitirá recuperar de manera precoz las erecciones). El tratamiento de elección en esta situación es la cirugía, la prostatectomía radical. La técnica robótica nos permite una calidad de visión tridimensional y una precisión con la gran movilidad de los brazos robóticos que nos permite una cirugía oncológicamente segura, preservando la continencia urinaria y la potencia sexual en la mayoría de nuestros pacientes tratados. A su vez, la cirugía laparoscópica, tanto transperitoneal como extraperitoneal, también permite unos buenos resultados oncológicos, aunque la preservación de estructuras próximas a la próstata no es tan precisa como en cirugía robótica. Ambas técnicas requieren de equipos expertos en estas técnicas para obtener buenos resultados. La vigilancia activa, u otras técnicas como la radioterapia, braquiterapia o terapias hormonales, pueden ser otras opciones. Tratamientos como el HIFU (high-intensity focused ultrasonograph o ultrasonido focalizado de alta intensidad), crioterapia o tratamientos focales no han demostrado mejores resultados que las técnicas de tratamiento habituales, como la cirugía.

El control post tratamiento es necesario. La monitorización de la posible recidiva o reaparición del tumor consiste en la detección de cifras aumentadas de PSA.

El cáncer de próstata es una enfermedad muy prevalente en la población, que requiere controles clínicos y analíticos de rutina por el urólogo. El diagnóstico precoz permite un tratamiento en fases más tempranas de la enfermedad, que con las nuevas técnicas desarrolladas como la cirugía robótica, permitirá tener mejores resultados oncológicos y funcionales, los cuales tendrán un impacto directo en la mejor calidad de vida del paciente.


Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Últimos comentarios
  • Francisco Lloberas Jofre