Saltar al contenido

¿Qué dieta seguir tras haberse sometido a una reducción de estómago vía endoscópica (POSE)?

Antes o tras someterse a una reducción de estómago vía endoscópica, una de las principales dudas es qué tipo de dieta será necesario seguir para conseguir los resultados esperados. La Dra. Sonia Ruiz, nutricionista de Centro Médico Teknon, nos explica con detalle cual es la pauta alimentaria tras el procedimiento y, sobre todo, cómo debe ser a largo plazo para que la pérdida de peso sea óptima y estable.

dieta-reduccion-estomago-teknondieta-reduccion-estomago-teknon

La Cirugía Primaria de Obesidad Endoluminal (POSE) permite reducir la capacidad de distensión estomacal por vía endoscópica a través de la colocación de unas suturas en la zona del fundus y del antro sin necesidad de abrir ninguna vía de acceso. Muchas personas interesadas en este método se cuestionan cómo será la dieta post intervención. A continuación, la Dra. Sonia Ruiz, hace una detallada explicación:

Los primeros 2 días después de la intervención, se lleva a cabo una dieta líquida, siendo lo más importante evitar la deshidratación del paciente mediante la ingesta de agua y/o suero oral de forma constante y a pequeños sorbos. La persona intervenida puede sentir saciedad precoz con los líquidos que se van tomando.

El 3er y 4º día se pueden incorporar zumos excluyendo alimentos ácidos (como zumos de naranja), caldos bien colados, infusiones, yogures bebidos, bebida vegetal... Posteriormente la dieta pasa a ser semilíquida (las texturas líquidas pueden ser más espesas: purés, cremas) existiendo más variedad alimentaria, y presentando una duración aproximada de 15 días. A la vez, se añaden sustitutos de comida indicados para adultos, con objetivo de evitar cualquier tipo de carencia nutricional en el paciente, y ofrecerle vitalidad y energía.

Seguidamente, a partir del 17-19 día, de forma progresiva se pasará a una dieta blanda donde empezará la masticación (biscotes dextrinados, copos de avena, verdura cocida chafada, proteína de textura blanda como pescado blanco, carne hervida, tortilla/revuelto/huevo duro, queso fresco...) , hasta llegar a cumplir alrededor de los dos meses donde gradualmente se podrán masticar todos los alimentos en forma sólida y cruda (como ensaladas), siempre atendiendo a la tolerabilidad alimentaria que presente el paciente frente estos alimentos.

Conductas positivas alimentarias, comer saludable

Todas estas fases comparten elementos comunes como beber agua (sin gas) a lo largo del día, y preferiblemente no beber durante las comidas, evitar alimentos muy calóricos, no forzarse en las ingestas para evitar vómitos o malestar gástrico, no utilizar ni azúcar ni miel, y si se desea endulzar algún alimento se puede emplear edulcorantes como la estevia.

Cuando el paciente ya mastica en su totalidad, en la consulta de nutrición se refuerzan conductas positivas alimentarias tales como realizar 5 tomas diarias, hacer una alimentación consciente, comer y beber lentamente, masticar varias veces antes de tragar el bolo alimentario, y sobre todo aprender a comer saludable.

En caso de que el paciente se note fatigado en algún momento por causas externas como por ejemplo debido a un cambio de estación, o picos de estrés laboral, si el equipo médico lo considera adecuado se le prescribe algún suplemento vitamínico o de Coenzima Q10.

Para conseguir una óptima pérdida de peso, saludable y efectiva, aconsejamos el seguimiento del paciente durante dos años por un equipo multidisciplinar formado por un nutricionista, un psicólogo y la supervisión del especialista en aparato digestivo.

Más información en: http://www.teknon.es/es/pruebas-diagnosticas/endoscopia/reduccion-estomago-via-endoscopia-poseEste enlace se abrirá en una ventana nueva


Imagen | Freepik.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Últimos comentarios