Saltar al contenido

Qué tomar para el dolor de cabeza: tratamiento y trucos para frenarlo

Cefalea es un término que hace referencia a dolores o molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza. En realidad es únicamente un síntoma que puede estar originado por varias causas (constitucionales, tensionales, tumorales, inflamatorias,…).

cefaleacefalea

Fotografía diseñada por FreepikEste enlace se abrirá en una ventana nueva

El dolor de cabeza o cefalea puede responder a varias causas, pero vamos a referirnos al que afecta a una décima parte de la población: la cefalea migrañosa.

Si has sufrido cinco o más ataques de dolor de cabeza que duraron de 4 a 72 horas, que han restringido, al menos en parte, las actividades programadas y se acompañan de nauseas y sensibilidad a la luz y/o el sonido puedes considerarte migrañoso/a. Es decir, tus neuronas son genéticamente hipersensibles a factores externos.

Existen muchos tipos de ataque migrañoso: con aura o sin ella, pulsátil o opresiva, acompañada de pérdida de funciones neurológicas o si ello, …incluso migrañas sin dolor de cabeza!

Los ataques de migraña pueden precipitarse por ciertos eventos, que es lo que denominamos factores precipitantes.

Clasificamos los precipitantes comunes en 5 categorías:

  1. Relacionados con la comida se refiere a algunos alimentos, entre los que se encuentran el queso, el alcohol, comida china, chocolate, cítricos, productos lácteos, pescado ahumado, embutidos que contienen nitratos (salami, los hot dog, tocino), los frutos secos, los arenques en vinagre, los tomates y el trigo. Pero también en este apartado hay que destacar el papel negativo del ayuno prolongado.
  2. Hormonal: la migraña es mucho más frecuente entre la población femenina, ya que la pueden desencadenar los cambios hormonales en relación al ciclo menstrual (ovulación y menstruación), y de la menopausia. Los fármacos anticonceptivos pueden ser motivo de empeoramiento de una migraña.
  3. Físico: debemos destacar la actividad física intensa, el levantamiento de pesas, los esfuerzos intensos o el simple movimiento de flexionarse o agacharse.
  4. Emocional: el estrés, la depresión, el insomnio, los estados de shock.
  5. Factores ambientales: la exposición a luz del sol muy brillante, cambios bruscos de temperatura o de presión atmosférica, el viento fuerte, sonidos agudos y intensos, olores penetrantes, el humo de los cigarrillos, baños con agua muy caliente,…

Identificar y evitar los desencadenantes puede prevenir ataques de migraña.

Hay que conocer que no todos los pacientes migrañosos responden al mismo precipitante, y que no necesariamente se va a desencadenar una crisis tras la exposición a dicho factor.

A menudo, es necesario que concurran 2 o más factores desencadenantes para que se acabe produciendo un ataque.

Es chocante que algunos factores precipitantes, pueden ser a la vez un recurso para aliviar el dolor. Este es el caso del café: su abuso desencadena crisis, pero dosis bajas pueden abortarla.

Mantener unos hábitos de vida regulares y saludables nos permitirá minimizar el número de crisis y su intensidad: la toma regular de alimentos naturales, conseguir un sueño reparador y realizar ejercicio físico moderado.

Una vez desencadenada la cascada de síntomas, un ambiente silencioso y poco iluminado puede aliviar las molestias.

Pero en algunos casos será imprescindible un tratamiento médico individualizado.

El abordaje farmacológico agudo y crónico va destinado a estabilizar un cerebro electro-químicamente inestable. Para ello debemos contar con el conocimiento y experiencia de médicos especialistas.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Últimos comentarios