Saltar al contenido

Las mamas tuberosas se empiezan a detectar en la pubertad, durante el desarrollo físico

Las mamas tuberosas son una anomalía mamaria benigna, es decir, una irregularidad estética, por lo que las chicas que las sufren pueden verse afectadas emocionalmente con complejos e inseguridades, y a menudo con baja autoestima y problemas en su manera de relacionarse.

mama-tuberosa

Imagen de Freepik.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Las mamas tuberosas (también denominadas mamas tubulares, mamas constreñidas, mamas cónicas,…), puede afectar a uno o ambos pechos en una misma paciente, y se trata de una malformación que se manifiesta como una anomalía del desarrollo de la mama, especialmente en el polo inferior y también en los polos laterales. Durante el crecimiento, puede ocurrir que el tejido que cubre la glándula mamaria presente una alteración en forma de rigidez excesiva y no se expanda adecuadamente con el crecimiento progresivo de la glándula mamaria. De esta manera, la glándula que va creciendo se siente presa en la piel que no se expande y tiene la tendencia a herniarse y salir por el lugar de menor resistencia, que es la fina piel de la areola y el pezón.

Se desconoce la afectación real de mamas tuberosas, - aunque es una alteración frecuente en la consulta de los cirujanos plásticos-, y su origen y causa tampoco están determinados.

¿Cómo sabemos si se trata de mamas tuberosas?

Aunque el cirujano plástico es el especialista que mejor puede establecer el diagnóstico, conocer cómo se caracterizan este tipo de mamas te puede orientar. Hay tres signos morfológicos que pueden ayudarte a detectarlas:

  • Siempre encontraremos un surco submamario elevado y estrecho
  • Una mayor o menor herniación glandular a través del complejo areola-pezón que se distiende
  • Un pobre desarrollo de los polos ínfero-laterales de la mama.

Su aspecto es el de unas mamas demasiado separadas, con un polo inferior corto y con una forma, en mayor o menor medida, "tubular" o "cónica". En muchos casos hay un cierto grado de caída y de herniación de la areola con un diámetro excesivo de la misma, es decir, se "abomba" por la presión ejercida por la glándula mamaria.


mama-tuberosa1

mama-tuberosa2

¿Se pueden corregir?

La corrección de esta deformidad, es decir, conseguir un aspecto del seno más natural, es exclusivamente quirúrgica. El doctor José M. Palacín, cirujano plástico de CM. Teknon con larga experiencia en el tratamiento de mamas tuberosas, ha diseñado una técnica quirúrgica referente en este tipo de alteraciones, consiguiendo una corrección lo más natural posible. En casos de mamas tubulares o tuberosas no basta con colocar una prótesis, ya que en algunos casos incluso puede agravar la malformación. La técnica que ha desarrollado el Dr. Palacín consiste en la realización de tres incisiones transversales que abarcan todo el espesor y anchura de la mama y consiguen aportar, al ser utilizadas conjuntamente con la colocación de prótesis anatómicas de gel cohesivo, suficiente volumen al polo inferior mamario corrigiendo adecuadamente las mamas tuberosas. La descompresión que se consigue con las 3 incisiones sobre el compartimento glandular se traduce, en muchos casos, en la mejoría o incluso en la desaparición de la herniación glandular, quedando así corregida sin necesidad de otros tratamientos coadyuvantes en la región areolar.

Según el Dr. Palacín es de suma importancia que las pacientes comprendan que no se trata de una mama pequeña que se corrige realizando aumentos mamarios poco complejos, porque la naturaleza de su problema es más compleja.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Últimos comentarios