Saltar al contenido

Estas Navidades, no des pie a la Gota

La gota es una enfermedad reumática causada por el depósito de cristales de urato monosódico. Afecta mayoritariamente a varones de más de 40 años y es la causa más frecuente de artritis a partir de esta edad.

Hemos hablado con el Dr. Juan Muñoz Ortego, reumatólogo del Centro Médico Teknon Este enlace se abrirá en una ventana nuevay Vicesecretario de la Sociedad Española de Reumatología.
Aspecto de manos de un paciente con gota. Este enlace se abrirá en una ventana nuevaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

La gota es una enfermedad reumática y comprende las manifestaciones agudas y crónicas derivadas del depósito de cristales de urato monosódico. Es la causa más frecuente de artritis en varones mayores de 40 años, cuya prevalencia es del 1% a partir de los 50 y aumenta claramente con la edad. En los mayores de 70 años puede alcanzar el 5%.

Los síntomas más frecuentes

Las manifestaciones clínicas de la gota pasan por cuatro fases en función de su historia natural cronológica:

  1. Hiperuricemia, exceso de ácido úrico en la sangre, asintomática: sin presencia de crisis agudas de dolor, puede tener una latencia de 20 años de hiperuricemia mantenida y hasta el 40% de los pacientes presentan un cólico renal durante esta etapa.
  2. Artritis gotosa aguda: esta fase suele ser la primera manifestación de la gota. La localización más frecuente suele ser en la primera articulación metatarsofalángica (dedo gordo pie), las articulaciones del tobillo o las rodillas. El dolor es brusco y suele ocurrir por la noche con signos inflamatorios de eritema, calor y tumefacción.
  3. Gota intercrítica: en la mayoría de los casos, la segunda crisis ocurre sobre los 6 meses y suelen tener un inicio menos explosivo, afecta a más articulaciones y dura más tiempo. Los episodios asintomáticos se alternan con los de crisis agudas de dolor.
  4. Gota tofácea crónica: con el tiempo las crisis son más frecuentes y los periodos asintomáticos menores. La gota tofácea aparece como consecuencia de una incapacidad de eliminar el urato tan rápidamente como es producido y se acumula formando los llamados tofos.

¿Cómo se diagnostica?

La historia clínica y la exploración física por un reumatólogo son fundamentales aunque el patrón oro para el diagnóstico de gota es la demostración del depósito de cristales de urato monosódico por microscopía óptica de luz polarizada. Actualmente la ecografía músculoesquelética juega un papel importante en el diagnóstico indirecto y permite ayudar en la monitorización del tratamiento.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de la gota es muy eficaz siempre que el paciente colabore con su médico. Debe enfocarse como dos problemas paralelos complementarios. En primer lugar el tratamiento del ataque agudo que suele ser a base de antiinflamatorios no esteroideos. En una segunda fase hay que enfocar los esfuerzos en el tratamiento del aumento del ácido úrico en sangre, la denominada hiperuricemia. Para ello suelen requerirse fármacos hipouricemiantes y cambios en los hábitos alimentarios.

Resonancia de manos con Gota y manos sin Gota

7 consejos para evitar la Gota estas Navidades

  1. Si tienes una crisis de dolor agudo sin traumatismo acude rápidamente a tu reumatólogo para poder diagnosticar y tratar precozmente el episodio.
  2. Evita los excesos de comida rica en purinas como los embutidos, las carnes rojas procesadas y el marisco.
  3. Si estás en tratamiento de Gota acude a tu médico especialista para monitorizar los niveles de ácido úrico, es fundamental ajustar el tratamiento hipouricemiante.
  4. Evita el consumo abusivo de alcohol, incluidos los licores y destilados. La cerveza sin alcohol también sube los niveles de ácido úrico.
  5. Si sufres de gota crónica y tienes una crisis de dolor agudo no dejes de tomar tu tratamiento hipouricemiante y acude a tu médico para resolver la crisis.
  6. Controla otros factores de riesgo cardiovascular como el colesterol, la obesidad y el azúcar.
  7. Recuerda que la Gota es una enfermedad, de las pocas en reumatología, que podemos curar si pones de tu parte.

La reumatología

La reumatología es la medicina interna del aparato locomotor y como especialidad médica se ocupa de los trastornos y enfermedades de los huesos, músculos, tendones y articulaciones. Estas enfermedades se caracterizan por ser crónicas, producir dolor, impotencia funcional y discapacidad. Se calcula que aproximadamente el 20% de la población general padece alguna enfermedad reumática.

La OMS clasifica en más de 200 los reumatismos existentes: artrosis, osteoporosis, lumbalgia y cervicalgia, tendinitis, gota, artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, fibromialgia, lupus sistémico y polimialgia reumática por citar las más prevalentes.

Desde nuestra Unidad de Reumatología en el Centro Médico Teknon, ReumatekEste enlace se abrirá en una ventana nueva, diagnosticamos y tratamos medicamente estas enfermedades con los últimos avances científicos disponibles en la actualidad. Nuestro objetivo principal es mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario: