Saltar al contenido

Volver al trabajo saludablemente

El Dr. Jorge Moisés, codirector del Instituto de Cardiología y Medicina Interna (CMI) y especialista en nefrología, nos explica como volver al trabajo con una salud de hierro.

En verano cambiamos nuestra rutina y comemos en exceso de forma que nuestro aparato digestivo se resiente. Puede aumentar nuestro colesterol e incluso podemos ganar unos quilos. Por eso, es recomendable, al regreso de vacaciones, volver a comer de forma más equilibrada: fruta y verdura, carnes magras, pescado azul, blanco o magro. Es importante evitar carnes rojas, comidas preparadas, excesos con el azúcar, comida basura, etc. De esta forma estaremos cuidando nuestro cuerpo, evitando el sobrepeso y bajando los niveles de colesterol, que si está muy alto favorece la aparición de problemas cardíacos.


Pareja en la vuelta al trabajo

El agua es nuestro gran aliado para mantener los riñones sanos. Beber agua aunque no se tenga sed, es clave para mantener un correcto funcionamiento del sistema renal.

Las temperaturas de septiembre pueden afectar a nuestro aparato respiratorio, durante el día hace calor y por la noche empieza a refrescar y los cambios bruscos de temperatura pueden afectar a nuestro cuerpo y provocarnos tos o mocos, que son confundidos con un resfriado, pero pueden ser un problema de alergia.

Hay que cuidar las articulaciones y músculos en nuestro lugar de trabajo. En los empleos con posiciones o movimientos repetitivos hay riesgo de aparición de artrosis, para evitarlo se recomienda hacer estiramientos y moverse un poco cuando se pueda. Los empleos "de escritorio", es decir sentados en una silla todo el día, también requieren de estiramientos cada cierto tiempo y pequeños paseos (cada hora es lo ideal), es recomendable usar una silla ergonómica para el correcto posicionamiento de espalda y piernas.

En septiembre con la vuelta a la rutina, podemos empezar una nueva temporada en el gimnasio, porque hacer ejercicio regularmente es muy beneficioso para la salud. Para las personas que no son deportistas habituales es recomendable hacer unas pruebas previas para evitar sorpresas.Este enlace se abrirá en una ventana nueva En concreto, un ecocardiograma (que ayuda a descartar patologías estructurales) y una prueba de esfuerzo (que ayuda a conocer los límites a los que nuestro cuerpo puede llegar).

Es importante que una vez al año, las personas de 50 años en adelante, se sometan a una prueba llamada colonoscopia con el fin de prevenir el cáncer de colon y de estómago.

Como norma general volver al trabajo requiere un periodo de adaptación de entre 1 y 2 semanas, aunque está demostrado que no hay ningún marcador biológico o químicoEste enlace se abrirá en una ventana nueva que provoque en el cuerpo el llamado síndrome postvacacional. Podemos concluir que, en realidad, todo es cuestión de tener una actitud positiva para volver al trabajo de la mejor forma posible.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario: