Cirugía oncológica

La cirugía oncológica debe ser realizada por cirujanos con una especial dedicación. No sólo requiere un alta experiencia en la técnica quirúrgica, sino que también una visión global del paciente afecto o portador de un cáncer, integrada en el conjunto de un tratamiento que hoy día debe ser considerado multidisciplinario. Las decisiones terapéuticas valoradas por equipos de expertos como el nuestro, ofrecen los mejores resultados. A su vez contemplan actividades terapéuticas paliativas que aporten un alto beneficio para el paciente.

  • Tumores partes blandas. Los tumores malignos de partes blandas requieren una cirugía con visión oncológica. Los mas frecuentes los sarcomas, exigen una cirugía rigurosa pues el futuro de estos pacientes se basa en la combinación de una extirpación quirúrgica muy cuidadosa y un tratamiento adyuvante generalmente con quimio y radioterapia
  • Tumores intestinales y de colon. La elevada incidencia del cáncer de colon en nuestro país (18.000 casos año) hace de la cirugía el tratamiento fundamental. La extirpación parcial del segmento afecto (colectomía) y de los ganglios regionales correspondientes son la base de esta cirugía. En algunos casos de cáncer de recto el tratamiento erradicativo se basa en la combinación de la radioquimioterapia pre o postoperatoria y la cirugía.
  • Tumores gástricos. El diagnóstico precoz del cáncer gástrico o de otros tumores del estómago (sarcomas, gist, pólipos, etc.) es fundamental para un tratamiento quirúrgico con opciones de curabilidad. En cualquier caso la extirpación parcial o total del estómago se hace compatible con la vida. Si bien se trata de una cirugía compleja, la sustitución de estomago por un segmento de intestino delgado hace factible esta posibilidad.
  • Tumores de mama. La alta incidencia de cáncer de mama en la mujer, ha establecido programas de diagnóstico precoz. La cirugía conservadora siempre que sea factible aporta los mismos resultados que una cirugía agresiva y evita en muchos casos la necesidad de realizar a posteriori una segunda cirugía reconstructora.
  • Cáncer avanzado de ovario. Es frecuente que el diagnóstico de cáncer de ovario se haga en estados avanzados. Igualmente pueden aparecer recidivas frecuentes en este tipo de cáncer. El tratamiento combinado de la cirugía altamente reductriz con una quimioterapia apropiada ofrece en la actualidad la mejor expectativa de supervivencia. En nuestra opinión, esta cirugía debe ser realizada por equipos de expertos quirúrgicos como el nuestro, en un contexto multidisciplinar (cirujanos, ginecólogos, urólogos, etc.)
  • Tumores de hígado. Las indicaciones quirúrgicas del cáncer de primario de hígado (hepatocarcinoma) son escasas y bien definidas en la actualidad. Los tumores benignos de hígado (adenoma), más frecuentes en la mujer, deben ser siempre extirpados por riesgo de malignización. Los tumores hepáticos secundarios metastáticos son susceptibles de un tratamiento quirúrgico integrado en el contexto del tratamiento global del tumor primario causante de la metástasis. Los protocolos quirúrgicos más bien definidos son los de las metástasis de cáncer colórectal. Algunas metástasis de otro origen también pueden ser, de forma seleccionada, susceptibles de su extirpación quirúrgica.

** Consideración final para la cirugía oncológica

Esta cirugía debe ser realizada hoy en día en centros específicamente preparados para ella y realizada por equipos de expertos como el nuestro, con una dedicación especifica.