Hernioplastia según la técnica de rutkow-Robbins

Hernioplastia según la técnica de rutkow-Robbins_1Reparación de Hernia Inguinal con colocación de cono La hernioplastia según técnica de rutkow-Robbins, consiste en una técnica en la cual se emplea un cono (Perfix Plug) de polipropileno, que se recomienda para la reparación de cualquier tipo de hernia inguinal ya sea primaria o recurrente, directa o indirecta, dando avances significativos, comparados con la técnica convencional (por sutura), misma que no requiere tanta disección de los tejidos y a la vez siendo esta una técnica "libre de tensión". Dando como resultado disminución del dolor postquirúrgico, una rehabilitación más rápida y menor índice de recurrencias (menos del 1%).

Hernioplastia según la técnica de rutkow-Robbins_2La cirugía tarda en realizarse un promedio de 25 minutos o menos, ofreciendo con esto un ahorro de tiempo - costo. La forma del vértice del cono, facilita la inserción en el defecto de la hernia, mientras que los "pétalos" pre-formados se ajustan a la anatomía del canal inguinal. Este diseño reduce al mínimo cualquier necesidad de adaptarse.

La operación entera lleva menos tiempo de la incisión a la colocación del cono. La técnica del acoplamiento-enchufe, es simplista, en forma estandardizada, ya que se puede utilizar en la reparación de virtualmente cualquier hernia inguinal.

Hernioplastia según la técnica de rutkow-Robbins_3No se entra a la cavidad peritoneal y no hay íleo o nausea postoperatorio. Los pacientes tienen menos dolor y al disminuir la cantidad de disección disminuye la pérdida de sangre.

De Enero de 1989 a Junio de 1997 los Doctores Robbins y Rutkow realizaron 3,152 plastias inguinales, con esta técnica, de las cuales 88% eran primarias y el 12% restantes eran recurrentes, obteniendo resultados del 1% de recidivas en las primeras y del 2% en el segundo grupo. En contraste con las técnicas tradicionales en donde se observa una recurrencia hasta de un 10 al 15%.

El tipo de anestesia requerida es local o regional, el paciente puede regresar unas horas después de la cirugía, asimismo el paciente puede iniciar algún tipo de esfuerzo leve al día siguiente. En general la mayoría de los pacientes pueden realizar sus actividades normales al final de la segunda o tercera semana.

Existen muchos pacientes que presentan hernia inguinal, mismos que no aceptan o buscan la ayuda del medico por temor al dolor o incapacidad, hoy en día más pacientes han sido sometidos a cirugía con esta técnica, favoreciendo el acercamiento de pacientes.

Técnica de Arthur I. Gilbert

La Técnica de Reparación Sin Sutura se basa en tres conceptos:

  1. El AII es un paso adecuado al espacio preperitoneal retromuscular
  2. La malla es una barrera adecuada y eficaz 3. las propias fuerzas del cuerpo son suficientes para asegurar la reparación (principio de Pascal)

Indicaciones

  1. Hernias indirectas tipo I-II (con orificio inguinal profundo (OIP) inferior a 4 cm)
  2. En algunas hernias primarias y recurrentes

Técnica

  1. Evaluación del anillo inguinal interno. Precisa de una disección alta del saco para invaginarlo en el espacio preperitoneal. Con un dedo sobre el OIP se comprueba su tamaño y se clasifica la hernia. Todas las de tipo I, II y III pueden ser suceptibles de ésta técnica.
  2. Malla. El tamaño adecuado para preparar la malla debe ser de 6 x 6 cm. Se corta desde la mitad de un lado hasta el centro de la malla y se dobla sucesivamente rotandola 90º cada vez hasta formar un tapón en paráguas.
  3. Colocación. Se inserta a través del OIP para ser situado entre el peritoneo y la fascia transversalis. En el espacio preperitoneal el parágüas se abre y se adapta al anillo sin fijación. Posteriormente se pide al paciente que realice una maniobra de Valsalva para comprobar su correcta posición e integridad del mecanismo de esfínter.
  4. Refuerzo posterior. La pared posterior se refuerza colocando sin sutura una segunda malla extendida de 6 x 4 cm, seccionada lateralmente para dejar paso al cordón (Figura 2).

Técnica de Ira M. Rutkow

Se basa en el principio de que la reparación mediante un tapón de malla (que es preferible a una malla extendida) es siempre un tratamiento eficaz sea cual sea el defecto existente (3).

Indicaciones

El autor aconseja ésta técnica en todas las hernias inguinocrurales basado en el axioma "a menor disección, mejores resultados".

Técnica

  1. Malla: El tapón se forma igual que en la técnica de Gilbert pero su tamaño se debe de acomodar al defecto existente.
  2. Fijación: varía según el tipo de hernia.
    1. Tipo I. No se requiere sutura nunca.
    2. Tipo II. Usualmente no requiere sutura. La decisión de utilizar puntos depende del cirujano.
    3. Tipo III. El cono es fijado siempre a los márgenes del orificio herniario con varios puntos sueltos reabsorbibles.
    4. Tipo IV y V. El defecto directo es circunscrito cerca de su base con electrocauterio para dejar un margen visible alrededor del tejido sano, y luego la hernia es reducida. El tapón se inserta a través del defecto posterior y se fija. (Figura 3).
    5. Tipo VI o en pantalón. Pueden precisarse ocasionalmente dos tapones.
    6. Siempre se debe realizar después una maniobra de Valsalva para evaluar su correcta posición.
  3. Refuerzo posterior: en todos los casos se coloca una segunda malla de refuerzo sin sutura. La sección lateral para dejar paso al cordón se cierra con 2 puntos sueltos.