Otros: Port a cath

Port a cathReservorio subcutáneo para tratamiento complementario o quimioterapia

Normalmente el oncólogo y el hematólogo recomiendan al paciente la colocación de un reservorio subcutáneo- port a cath para facilitar el tratamiento de la quimioterapia y ofrece una mayor confortabilidad al paciente.

Es una técnica quirúrgica ambulatoria, que no requiere anestesia general, se realiza con anestesia local. Posteriormente se realiza una Rx de Tórax para comprobar que el port a cath y el catéter están colocados de manera correcta. Cuando la quimioterapia finaliza y de acuerdo con el oncólogo responsable se retira el porth a cath de manera fácil y con anestesia local.

Las ventajas de llevar un port a cath son la siguientes:

  1. No se necesita encontrar una vena cada vez que se realiza una tanda de quimioterapia. Una aguja especial se punciona en el port a cath, que se palpa con facilidad porque presenta una discreta protusión y se evitan punciones innecesarias, molestas y repetitivas cuando hay dificultad para encontrar las venas o son venas
  2. La medicación va directa al corazón y vasos principales, siendo así su eficacia mayor y más fácilmente transportada .
  3. Algunos tipos de quimioterapia son muy molestos, irritantes e incluso lesivos si se inyectan en venas superficiales y periféricas por lo que el port a cath evita estas molestias y las posibles complicaciones que comportan.

Como cualquier técnica quirúrgica se pueden presentar complicaciones y/o problemas al realizar la técnica o mientras se lleva el reservorio subcutáneo - port a cath:

  • Neumotórax
  • Hematoma
  • Hemorragia
  • Infección
  • Extravasación de la medicación
  • Rechazo de cuerpo extraño
  • Problema con el catéter