Cicatrices cutáneas

Es una de las consultas más frecuentes en nuestra especialidad y no siempre podemos satisfacer las expectativas de nuestros pacientes, ya que la cicatrización es un proceso fisiológico del organismo, muy variable de una persona a otra o de una zona del organismo a otra, o de una edad a otra, dentro de la misma persona.

Como normas generales, podemos decir que la piel fina cicatriza mejor que la gruesa (los párpados cicatrizan mejor que la espalda), la persona anciana mejor que la joven, las mucosas (boca, genitales, etc.) mejor que la piel, la piel sin tensión mejor que donde hay tensión (rodillas, codos). También las circunstancias en que se cura la herida que causa la cicatriz pueden ser determinantes en la calidad de la cicatriz, pues no es lo mismo una herida limpia y suturada correctamente que una herida infectada o que ha tenido que ser suturada con gran tensión de la piel.

En principio, las cicatrices no deben ser corregidas quirúrgicamente hasta un mínimo de seis meses después de la lesión original para permitir que los tejidos estén en las mejores condiciones posibles antes de la reparación.

Las cicatrices pueden ser inestéticas y requerirán corrección principalmente por:

  • su situación
  • su anchura, cicatrices hipertróficas
  • su volumen, cicatrices queloideas (queloides)

Según lo dicho, los posibles tratamientos quirúrgicos van destinados a mejorar el aspecto de la cicatriz, pero hay que resaltar que nunca lograremos su desaparición.

Los tratamientos más adecuado son los siguientes:

  • Ressección y sutura. Extirpar la cicatriz y suturarla con suturas muy finas y atraumáticas.
  • Plastias. Las más frecuentes Z-plastias, van destinadas a romper bridas cicatriciales y cambiar las líneas de tensión de la propia cicatriz.
  • Dermoabrasión. Con la finalidad de igualar el relieve de la cicatriz y la piel normal y estimular la epitelización circundante a la cicatriz. Esta técnica es la más eficaz, por ejemplo, en las cicatrices de acné.
  • Láser. Finalidad similar a la dermoabrasión. Infiltración corticoides. Especialmente indicadas en el tratamiento de queloides para lograr rebajar su volumen, picor y enrojecimiento.
  • Láminas de silicona. Mantenidas unos meses en la cicatriz ayudan a su proceso de mejoría.
  • Curas tópicas. La rosa masqueta, la centella asiática y otros fármacos también contribuyen a la mejoría cicatricial.