Reconstrucción mamaria

Por suerte, parece ser que la reconstrucción mamaria cada vez será menos necesaria en el futuro, pues los avances de la oncología, junto con las tendencias cada vez más conservadoras de la cirugía del cáncer de mama, lleva paulatinamente a menor número de mastectomias (extirpación mamaria).

Ante una mama amputada, el cirujano plástico se encuentra con tres tipos de problemas a solucionar, que son:

Falta de volumen. La falta de volumen la podemos solucionar según los casos, de tres formas posibles:

  • Mediante prótesis mamarias, como en el caso de la mastoplástia de aumento.
  • Mediante un expansor, en los casos en que la piel esté muy tensa por una mastectomía muy radical, y que consiste en una prótesis inflable provisional y que, durante unos meses, se va inflando paulatinamente para expandir y dar volumen a los tejidos antes de colocar una prótesis definitiva.
  • Mediante colgajos miocutáneos, cuando la zona a reconstruir está mermada por los efectos de la mastectomía o las irradiaciones posteriores. Esta operación consiste en colocar un colgajo que contiene piel, músculo y vascularización obtenido de la espalda (dorsal ancho) o del abdomen.

Falta de areola y de pezón. Este tejido se puede obtener preferiblemente de la mama sana, si es de tamaño adecuado, pudiéndose obtener parte de areola y pezón para injertarlo en la mama a reconstruir. Si no es posible, se puede recurrir a mucosa de la región genital o de la boca que, después de injertado en la zona reconstruida, tiene una apariencia similar al tejido original.

Otra alternativa puede ser el tatuaje.

Simetría de las mamas. En la mayoría de los casos, la mama reconstruida es muy diferente de la sana, por lo que casi siempre hay que intervenir la mama sana, tanto para obtener tejido para injertar en la reconstrucción, como para aumentarla, disminuirla, o elevarla para asemejarla al máximo a la mama reconstruida.

Respecto al momento más idóneo para la reconstrucción, depende mucho del tratamiento que deba realizarse del cáncer de mama, especialmente después de la mastectomía, tales como la irradiación, quimioterapia, etc.

En algunos casos puede realizarse la reconstrucción en el mismo acto quirúrgico en que se realiza la mastectomía y, en otros casos, debe esperarse unos meses para que se realicen otros tratamientos antes de efectuar la reconstrucción.