Prenatal y Postnatal TOC

TOC_prenatal

Mientras que en las mujeres que sufren TOC, los síntomas pueden persistir e incluso empeorar durante el embarazo o después del parto, en algunas mujeres, los síntomas del TOC pueden presentarse por primera vez en este momento de la vida.
El empeoramiento del TOC, o su inicio, en esta etapa, puede estar relacionado con el sentimiento de responsabilidad que la madre siente. Las futuras madres tienen que hacer frente a importantes niveles de angustia y ansiedad. Van a estar mucho más centradas en el cuidado de su estilo de vida (dieta, ejercicio, viajes, etc.) para asegurarse de que la evolución de su gestación sea la mejor posible.
Todo esto sin perder de vista que es un momento de mayor estrés, por la transición a un nuevo rol lleno de incertidumbre y por cambios físicos importantes.
Algunos padres también pueden experimentar el TOC postparto debido a su sentido de la responsabilidad para proteger a su hijo. Esto nos lleva a poder afirmar que los factores hormonales sólo son una parte del TOC postnatal.
El foco de las obsesiones y compulsiones en esta etapa es muy similar a otras formas de TOC, pero por lo general las obsesiones se centran en el miedo a dañar al hijo recién nacido o ser, de alguna manera, responsable de algún daño accidental.
Es importante señalar que la experiencia ocasional de todas estas preocupaciones es absolutamente normal y no sólo esto, sino que es muy común en las madres.
Sin embargo, algunas mujeres pueden llegar a estar tan angustiadas por estos pensamientos que buscarán la manera de prevenir sus temores o de reasegurarse de que ellas no piensan de verdad lo que la mente les está diciendo .
De esta manera, los pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos pueden interferir significativamente en su bienestar y sus experiencias de embarazo y crianza de los hijos.
Si ya es difícil acudir a un especialista por los síntomas del TOC, en esta época es aún más difícil buscar ayuda, debido a la vergüenza y al secretismo asociados a la propia enfermedad, especialmente en un momento en que todo el mundo espera que la mamá sea feliz.
Además, la madre puede temer que si expone sus miedos sea considerada una enferma o una mala madre que no puede cuidar de su hijo.
El impacto de TOC postparto va mucho más allá de los síntomas del propio TOC. La madre puede estar desolada y agotada por las obsesiones y compulsiones. En casos muy graves, si no se trata, puede afectar negativamente a la capacidad para cuidar a su hijo y empeorar cada vez más su estado de ánimo. En muchas ocasiones, el TOC prenatal/postnatal es diagnosticado como una depresión postparto, sin que se sepa que el verdadero origen de ella es el TOC.
El TOC perinatal es una condición médica tratable. El tratamiento es esencialmente el mismo que cuando tratamos el TOC en otras etapas de la vida.