Tratamientos de reproducción asistida

Una vez hechos todos los estudios correspondientes y considerando el diagnóstico, la edad de la pareja y el tiempo de esterilidad, se decide la Técnica de Reproducción Asistida adecuada a cada caso; como cirugía por láser, inseminación artificial con semen conyugal o con semen de donante, fertilización in vitro (FIV), ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides), donación de óvulos, criopreservación.

  • Inducción de la ovulación. Todas las técnicas de Reproducción Asistida conllevan la administración de medicamentos que inducen o ayudan a la ovulación. Según cuál sea el procedimiento final (coito programado, inseminación artificial, fecundación in vitro), se decidirán las dosis y los objetivos de dicha inducción.
  • Coitos programandos. Una de las primeras opciones en el tratamiento de la infertilidad es la inducción de la ovulación, utilizando medicamentos que estimulan la actividad ovárica. Bajo control ecográfico se detecta el momento preciso de la ovulación, indicándose la practica de relaciones sexuales en ese momento. Se utilizan generalmente medicamentos por vía oral (citrato de clomifeno, omifin). Se trata de un procedimiento sencillo y natural.
  • Inseminación intrauterina. Es un método que se utiliza frecuentemente en el tratamiento de parejas estériles. Consiste en la introducción del semen preparado, dentro de la cavidad uterina, a través de una cánula delgada. El tratamiento se suele iniciar en los primeros días del ciclo menstrual. Se administra medicación a la mujer para inducir la ovulación. Generalmente se usan gonadotrofinas humanas, que son hormonas inyectables por vía subcutánea, pudiéndose realizar la inyección por ellas mismas o por su pareja. Se realizan controles ecográficos y a veces dosajes hormonales para determinar el momento de la ovulación. Cuando el ginecólogo detecta la presencia de folículos de tamaño adecuado, indica la inyección de HCG, que es la hormona que desencadena la ovulación. El hombre lleva una muestra de semen al laboratorio, donde pasa por un proceso denominado capacitación seminal, se concentran los espermatozoides de mejor calidad y motilidad. Se obtiene una muestra de unos 0.3 ml, que a través de una cánula muy fina se coloca en el interior de la matriz. Una vez en el interior de la matriz, los espermatozoides migran a través de las trompas hacia el encuentro con los óvulos. Si hay fecundación el embrión migrará a través de la trompa, para implantarse dentro de la matriz. Esto quiere decir que la fecundación se produce de forma natural, dentro del cuerpo de la mujer, se trata de fecundación in vivo. El procedimiento se realiza en la consulta ginecológica, es indoloro, no requiere internación ni anestesia. Tras 10 minutos de reposo, la mujer puede reanudar su vida normal. La inseminación intrauterina generalmente se realiza con semen aportado por la pareja masculina de la paciente (Inseminación Artificial Conyugal). En el caso de hombres azoospérmicos (que no tienen espermatozoides) o mujeres sin pareja masculina, se realiza la denominada Inseminación artifical con semen de donante.
  • FIV o fertilización in vitro