Blefaroplastia

La Blefaroplastia consiste en la modificación quirúrgica de los párpados, en la que se procede a la eliminación de la piel sobrante y de los excesos de bolsas de grasa que existen tanto en el párpado superior como en el inferior. Puede tener propósitos tanto estéticos (a fin de rejuvenecer el rostro y eliminar el aspecto de mirada cansada) como funcionales.

La Blefaroplastia corrige la presencia de bolsas de piel debajo de los ojos, así como las situaciones de párpados superiores hundidos o caídos, que pueden llegar incluso a dificultar o impedir la visión.

** Habitualmente, una de las cuestiones de los pacientes es el coste de la intervención, algo que es difícil de valorar sin conocer el caso ni la cirugía a realizar. Tras la primera visita con el dr. Armando López, el paciente dispone de un presupuesto cerrado con los costes detallados de la intervención: cirugía, estancia en el centro médico, post-operatorios, etc.

¿Quien es el candidato ideal a una Blefaroplastia?

Los mejores candidatos para esta cirugía son personas físicamente saludables, emocionalmente estables y bien informadas acerca del procedimiento quirúrgico. Suelen ser pacientes con las ideas muy claras que pretenden eliminar el aspecto de cansancio que se asocia con el exceso de bolsas en los ojos. Los candidatos ideales tienen al menos 35 años, aunque factores genéticos pueden aconsejar el tratamiento en el caso de gente más joven.

Existen condicionantes de salud que pueden desaconsejar la operación, como la presencia de tensión arterial alta, hipotiroidismo, enfermedades cardiovasculares, diabetes, lagrimeo insuficiente o glaucoma.

¿En qué consiste la primera visita?

En la exploración clínica de Blefaroplastia, el médico examinará la zona ocular y valorará el exceso de piel en los párpados y la existencia de grasa en los párpados superior e inferior.

Se descartarán enfermedades que favorecen estas alteraciones (problemas de tiroides o renales, hipertensión arterial, diabetes, etc.).

Por último, se aconsejará al paciente y se le explicará cuál es la técnica más adecuada para su caso, así como las expectativas y resultados que debe esperar.

¿En qué consiste la intervención?

La intervención suele realizarse con anestesia local más sedación, o puede ser realizada también con anestesia general. Suele durar entre una y tres horas.

En el caso de los párpados inferiores, se realiza sin incisión, por vía transconjuntival. La ventaja es que esta técnica presenta menos complicaciones (ectropión) y que no existe cicatriz. Por otra parte, al mismo tiempo, se realiza una cantopexia que hace que la Blefaroplastia quede mucho más consistente y el párpado inferior no tenderá a caer con el paso de los años.

En el caso de los párpados superiores, se realizan unas incisiones en las líneas naturales de los párpados. En ambos casos se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa. En algunos casos es necesario quitar algo de piel, pero como se comentó con anterioridad, las bolsas se intervendrán por vía transconjuntival.

¿En qué consiste el postoperatorio?

Tras la intervención, suele haber una hinchazón o edema durante unos días en la zona tratada pero el paciente puede reincorporarse a su vida activa en breve.

Al principio puede existir una sensación de tensión en el párpado superior y se recomienda lubrificar la conjuntiva con lágrimas artificiales.

La cicatrización suele realizarse sin problemas, y normalmente las cicatrices son prácticamente invisibles a los 3 meses, ya que los párpados están considerados como la zona del cuerpo con mejor cicatrización.

Durante las primeras semanas el paciente puede notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo, y comenzará a verse y sentirse mucho mejor.

Debe esperarse un período realista de recuperación. Los hematomas postoperatorios desparecen por completo en un periodo de entre 2 y 3 semanas. En cuanto a la inflamación, la mayor parte desaparece después de 3 o 4 semanas, pero esto puede variar considerablemente de un paciente a otro.

¿Qué resultados puedo esperar?

El resultado final no se apreciará hasta pasados 3 o 4 meses. Los resultados de la Blefaroplastia se traducen en una mirada más joven y despierta y por ende un rostro más luminoso, rejuvenecido y descansado. Estos resultados se mantienen durante años. En muchos casos, los resultados son permanentes.