Psoriasis

¿Qué es la psoriasis?

PsoriasisLa psoriasis es una enfermedad crónica y no contagiosa que presenta brotes de placas rojas con escamas localizadas frecuentemente en codos, rodillas y cuero cabelludo, aunque puede afectar otras zonas, incluidas uñas y articulaciones.

La psoriasis nunca es contagiosa. Las personas del entorno del paciente deben saber que no pueden contraer la enfermedad en contacto con un psoriásico. No es necesario tomar ninguna precaución especial en la relación con personas psoriásicas, incluso aunque se trate de relaciones íntimas.

¿Cuándo y por qué aparece?

La edad de comienzo es variable, más frecuente entre los 15 y 35 años. La evolución de la psoriasis es imprevisible, caprichosa y caótica, aunque siempre es benigna. La psoriasis es una enfermedad crónica: acompaña a aquel que la sufre durante toda la vida.

Evoluciona en forma de brotes cuya duración varía de algunas semanas a algunos meses. Entre los brotes, las placas desaparecen total o parcialmente, e incluso a veces parece que la persona se ha curado completamente. Estas remisiones totales o parciales pueden sobrevenir de forma espontánea.

¿Qué tratamientos hay en la actualidad?

Tópicos
Habitualmente la mayoría de especialistas recetan alguna combinación de cremas con Corticoide y Derivados de la Vitamina D. Los resultados son, en general, poco satisfactorios.

El Sol es nuestro gran aliado para combatir el Psoriasis. Si que muy necesario hidratar bien la piel cuando se está tomando el sol y después de ello para que este remedio natural sea efica.

Vía oral

  • Acitretin (Neotigason®): Regulan el crecimiento y diferenciación de los queratinocitos y poseen propiedades antiinflamatorias. Especialmente indicado en psoriasis pustulosa generalizada, en psoriasis palmo-plantar y en psoriasis de placas gruesas. Muy adecuado en combinación con el sol natural o artificial. Efectos secundarios generales: teratogenicidad (daño fetal); precisa control regular de enzimas hepáticas y lípidos en sangre. Cutáneos: sequedad de ojos, labios y boca, caída de cabello. A dosis elevadas puede producir dolor muscular y articular.
  • Metotrexate: Es de elección en artritis psoriásica especialmente incapacitante. Resulta muy útil en las formas extensas de psoriasis de piel, especialmente cuando son de rápida aparición, o en psoriasis menos extensas pero que se han mostrado rebeldes y resistentes a todo tipo de terapias. También en los casos en que la enfermedad condiciona mucho psicológicamente al paciente. Posee una acción principalmente antiinflamatoria. Se administra de forma oral o intramuscular una sola vez cada semana, normalmente durante 8 a 12 semanas. Se elimina por el riñón, por tanto no debe darse a quienes tengan insuficiencia renal crónica. Puede dañar el hígado, por lo que tampoco debe administrarse a pacientes con alteraciones hepáticas ni a personas alcohólicas. Posibilidad de toxicidad de médula ósea en tratamientos prolongados. Los efectos secundarios más frecuentes son náuseas, anorexia, fatiga y dolor de cabeza en las 24 horas siguientes a la administración del medicamento.
  • Ciclosporina: Es un medicamento inmunosupresor (baja las defensas) y antiinflamatorio. Indicado en psoriasis en placas crónica, severa, con gran mejoría de uñas y artritis en su administración prolongada. El efecto secundario más frecuente y temible es la afectación renal, que depende sobre todo de la dosis diaria recibida, especialmente cuando supera los 3 mgrs. por kilogramo de peso y día. Afortunadamente y gracias a la detección precoz, esta alteración renal es completamente reversible tras la suspensión del tratamiento. También puede producir hipertensión arterial, que igualmente baja al interrumpir el tratamiento. Otros efectos secundarios son hipertricosis (aumento de vello), temblor y fatiga.
  • PUVA: Siglas que se refieren al uso de Psoralenos (P) orales y exposición a rayos UVA. Se administra al paciente un fotosensibilizante en pastilla o supositorio (8 -metoxipsoraleno, trimetoxipsoraleno) y dos horas después se expone a la cámara de UVA controlando la dosis de rayos según la sesión y el color de la piel del paciente. Se recomienda realizar las sesiones a ultima hora del día o por la noche, ya que en caso contrario la persona debe proteger sus ojos con gafas de sol durante las 8 horas que dura su efecto.

Tratamientos biológicos para la psoriasis
La terapia biológica de la psoriasis se considerará en pacientes adultos con psoriasis moderada o grave, cuando el paciente no presente contraindicación, no tolere o no responda al resto de los fármacos empleados para el tratamiento de esta enfermedad (fototerapia, metrotrexato, acitretino y/o ciclosporina).

Debido a su mecanismo de acción, se requieren controles médicos regulares que en ocasiones se acompañarán de pruebas complementarias como una analítica de sangre, una radiografía de tórax o un test de Mantoux (intradermoreacción).

Los fármacos biológicos se autoadministran de manera subcutánea con plumillas de inyección con una pauta semanal variable en función del medicamento empleada.

El tratamiento de la psoriasis (ya sea tópico, sistémico o biológico) debe ser personalizado para cada paciente. Deben tenerse en cuenta distintos aspectos del paciente como la edad, el sexo, los hábitos, los antecedentes patológicos, el tipo de psoriasis y los tratamientos realizados previamente. Valorando estos aspectos su dermatólogo, junto con el paciente, optará por la opción terapéutica más apropiada en su caso.

Etanercept (Enbrel®): Presenta una acción terapéutica sobre las lesiones cutáneas de la psoriasis y también sobre el componente inflamatorio de las articulaciones (artritis psoriásica). Se presenta en jeringas que el paciente se autoadministra de manera subcutánea una o dos veces por semana durante ciclos de hasta seis meses de tratamiento.

Los efectos adversos más frecuentes de etanercept son la cefalea y las reacciones inflamatorias locales en el lugar de inyección del medicamento.

Etanercept está contraindicado en pacientes con historia de infecciones graves, insuficiencia cardíaca avanzada, enfermedad desmielinizante o cáncer.