¿Cuáles son los tratamientos?

El tratamiento tradicional del cáncer de laringe, el sexto más frecuente en el sexo masculino, ha sido el quirúrgico y hasta hace casi 40 años conllevaba la resección total de la laringe, con la mutilación que ello supone.

En la actualidad, esta terapia se practica en mucha menor proporción y habitualmente es suplida por técnicas quirúrgicas que respetan el órgano del aparato respiratorio y fonador y sus funciones.