Osteonecrosis de la cabeza femoral

Aplicación de las células madre en osteonecrosis de la cabeza femoral

La Unidad de Terapia Regenerativa de Centro Médico Teknon realizó un ensayo clínico cuyo objetivo era valorar la eficacia de injertos constituidos por células madre adultas en el tratamiento de la osteonecrosis de la cabeza del fémur.

¿Qué es la osteonecrosis?

La necrosis de la cabeza del fémur (también conocida como osteonecrosis) se produce por la interrupción de la llegada de sangre en esta zona del hueso y, como consecuencia, la muerte de las células.

Esta pérdida de irrigación puede ser provocada por causas traumáticas o no traumáticas. Suele afectar a hombres de entre 30 a 60 años. En la mitad de los casos la afectación es bilateral y en muchas ocasiones se desconoce su causa.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento varía en función del estadio en que se encuentra la necrosis.

En fases iniciales, puede optarse por una cirugía consistente en labrar un túnel en el cuello de fémur que puede aliviar la presión del hueso.

En fases más avanzadas, el paciente puede evolucionar hacia una artrosis de cadera y necesitar un reemplazo de cadera con una prótesis. Aun así, los tratamientos previos intentan disminuir el porcentaje de pacientes que puedan necesitar una prótesis de cadera o, al menos, retardar esta necesidad.

¿Cómo se aplican las células madre adultas en casos de osteonecrosis?

En una primera fase, se extraen células de la médula ósea del propio paciente, que son seleccionadas y cultivadas en el laboratorio de terapia celular.

La técnica consiste en la descompresión clásica labrando un túnel en el cuello y cabeza del fémur y rellenándolo con el injerto constituido con células madre adultas y gránulos de fosfato tricálcico compactados con un coágulo de fibrina, procedimiento similar a la pseudoartrosis.

¿Qué riesgos existen?

Hasta el momento no se han detectado riesgos relacionados con la aplicación de células madre adultas.

¿Cuáles son los resultados?

La hipótesis del ensayo planteaba que aportando cantidad y calidad celular progenitora muy superior a otros tratamientos es posible la revascularización y la regeneración tisular en aquellos casos en los que todavía conservan la esfericidad de la cabeza femoral. De los 9 casos tratados con máximo seguimiento de 5 años, sólo uno de ellos ha evolucionado a fase de colapso.

La Agencia Española de Medicamentos autoriza regularmente a la Unidad a seguir realizando esta terapia.