¿Qué es la hemiepifiodesis?

La hemiepifiodesis es una cirugía mínimamente invasiva, que permite reanudar la actividad física a los pocos días.

La hemiepifisiodesis permanente percutánea o mínimamente invasiva requiere cálculos muy precisos sobre el crecimiento que le queda al adolescente y presenta un imprevisible margen de error. Esta técnica no se puede realizar en niños menores de 10-12 años ni con enfermedades que afecten al crecimiento. Estas técnicas se utilizan desde 1933 (Phemister), 1949 (Blount) con grapas, 1985 (Bowen) hemiepifisiodesis percutánea y 1998 (Metaizeau) con tornillos.

La experiencia clínica nos ha mostrado las complicaciones con el uso de las grapas como técnica de detención temporal del crecimiento:

  • Con la colocación o con la retirada de las grapas se pueden producir alteraciones permanentes del crecimiento.
  • No sabemos cuanto tiempo se puede mantener la presión de los brazos de las grapas sobre el cartílago de crecimiento sin producir una no deseada alteración permanente del crecimiento.
  • Es relativamente frecuente la rotura o extrusión (salida) de las grapas (figs. 4-5).

Fig.4 Fig.5
Fig. 4 Rotura de la grapa Fig. 5 Salida de las grapas en fémures

La técnica de Metaizeau consistente en la colocación de tornillos que atraviesan el cartílago de crecimiento, deja a la mayoría de cirujanos con la duda de si se producirá una alteración permanente del crecimiento. Por este motivo, esta técnica no es recomendable en pre-adolescentes (niños menores de 14 años y niñas menores de 12 años) con deformidades angulares de la rodilla.

La hemiepifisiodesis permanente percutánea de Bowen, realizada correctamente, es muy efectiva y la hemos venido realizando en pacientes adolescentes. No obstante, en casos con diferencias de más de seis meses entre la edad ósea y la edad real del paciente (edad cronológica) y en casos con comportamiento imprevisible del cartílago de crecimiento, se pueden dar escasas o excesivas correcciones de la deformidad. En estos casos, el resultado no es completamente satisfactorio, y puede obligar a una nueva intervención.

Haas (1945-1948) estudió experimentalmente el efecto del retardo temporal del crecimiento sobre el desarrollo óseo.

A. Peinado en su tesis doctoral sobre trasplantes de cartílago de crecimiento, y en publicación en el Journal of Bone and Joint Surgery (1979), mostró que las fuerzas externas que actúan sobre el cartílago de crecimiento sin lesionarlo, producen deformidades sin destruir la capacidad del cartílago para seguir creciendo.

Esta capacidad del cartílago de crecimiento para cambiar la dirección del crecimiento cuando está sometido a fuerzas externas no invasivas, fue puesta en práctica clínica por PM Stevens en 2007.

Utilizando unas placas con dos tornillos (placa en 8), situadas en la periferia del cartílago de crecimiento, sin dañarlo, Stevens presentó las correcciones de las deformidades angulares de niños y adolescentes . Una vez corregida la deformidad, las placas y tornillos se retiran y las rodillas continúan creciendo normalmente. A esta técnica se la llamó "control guiado del crecimiento".