Medicina estética y Oncología

Medicina EstéticaAunque el cáncer sigue siendo la primera causa de muerte en España, cada día aumenta el porcentaje de personas que sobreviven a la enfermedad. Estos pacientes necesitarán, tras el diagnóstico y el tratamiento adecuado de su neoplasia, además de los controles oncológicos, atención psicológica y de la medicina estética pues no en vano la OMS definió la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de lesiones o enfermedades.

La supervivencia de pacientes con cáncer en España es semejante a la de los países más desarrollados. Esta supervivencia ha tenido un incremento constante en las últimas décadas debido a un diagnóstico cada vez más precoz, a la participación simultánea de varias especialidades médicas en el diagnóstico y a la utilización de tratamientos cada vez más eficaces.

¿Que papel puede tener la Medicina Estética?

La medicina estética puede tener un papel complementario en la prevención de nuevas neoplasias promoviendo recomendaciones higiénico-dietéticas como no fumar, evitar la obesidad, realizar actividad física de intensidad moderada todos los días, aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas variadas y limitar el consumo de alimentos que contienen grasas de origen animal, moderar el consumo de alcohol, evitar la exposición excesiva al sol y utilizar fotoprotectores.

Al realizar la historia clínica en ocasiones podemos identificar algún síntoma o encontrar algún signo que en la exploración nos hagan sospechar un cáncer. De esta manera podemos hacer un diagnóstico precoz y enviar al paciente al oncólogo para que confirme el diagnóstico y realice el tratamiento adecuado.

¿Qué puede hacer la Medicina Estética tras el tratamiento oncológico?

Tras tratamiento oncológicoCuando la enfermedad ya ha sido tratada, en el momento en que se ha asegurado la supervivencia del paciente, el medico estético puede ayudar a mejorar la calidad de vida y minimizar las secuelas del tratamiento oncológico.

  • Reforzar la idea de modificar cambios de hábitos higiénico-dietéticos.
  • Actuar sobre la caída del cabello o alopecia y mejorar el estado de la piel y las uñas.
  • Realizar, si es necesario, micropigmentación para perfilar cejas y también para definir el complejo areola-pezón.
  • Borrar tatuajes y minimizar cicatrices cuando la piel está totalmente recuperada.

Por otro lado, uno de los efectos secundarios más frecuentes, sobretodo en pacientes tratadas con cáncer de mama, es la aparición de linfedema. Es importante que el manejo de este problema se realice por fisioterapeutas que aconsejen cual es el tratamiento más adecuado en cada caso: drenaje linfático manual, presoterapia, vendajes, hidroterapia, etc.

Al finalizar el tratamiento oncológico es el momento de ayudar a los pacientes a mejorar su imagen corporal. De acuerdo con el oncólogo y según las necesidades y expectativas de cada caso, se pueden utilizar las técnicas que aplicamos habitualmente en Medicina Estética, como por ejemplo, tratamientos de hidratación y revitalización con acido hialurónico y vitaminas o radiofrecuencia para recuperar la calidad de la piel.