Obesidad

¿Qué es la obesidad?

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud (OMS).

Es uno de los trastornos más frecuentes en el mundo desarrollado. Se asocia con mayor mortalidad, dado que se puede relacionar con la aparición de enfermedades metabólicas (diabetes), del corazón, de las arterias, trastornos gastrointestinales, osteoarticulares y musculares, así como con una mayor aparición de cáncer. Para el diagnóstico preciso es necesario realizar una historia clínica completa y análisis para descartar enfermedades metabólicas (hipotiroidismos u otros trastornos hormonales).

¿Cuál es el tratamiento?

Piel naranjaUn aspecto primordial para el tratamiento de la obesidad es tener motivación y confianza en el éxito del mismo. La dieta debe ser personalizada, según la edad y tipo de vida del paciente, fácil de realizar y debe modificarse cada cierto tiempo. Generalmente hay que crear nuevos hábitos alimenticios y la pérdida de peso debe ser gradual.

Las dietas sin rigor científico pueden causar graves trastornos. ¡No existen dietas milagrosas! El ejercicio físico sostenido y regular, previa valoración cardiorrespiratoria y osteoarticular, colabora en la reducción del peso ya que aumenta el gasto energético. Ocasionalmente podemos asociar otros tratamientos físicos complementarios a la corrección dietética y al ejercicio.

Las patologías asociadas a la obesidad como hipertensión, diabetes o hiperlipemias también deberán tratarse si están presentes.

El tratamiento farmacológico puede ser necesario si fracasa la dieta, si el paciente tiene un índice de masa corporal (IMC) superior a 30, si se asocian otras enfermedades o en el caso de que existan factores de riesgo difíciles de controlar.

En algunos casos están indicados otros tratamientos como bandas y balones gástricos. Ante una obesidad mórbida, el tratamiento más eficaz es la cirugía bariatrica.

¿Qué son las adiposidades localizadas?

CinturaSon aumentos de volumen del tejido adiposo en áreas en las que normalmente no está presente. Estos depósitos de grasa se localizan preferentemente en zonas muy concretas como la región abdominal en el caso del hombre y en región trocanterea, peritrocanterea y en caderas en las mujeres. En la mujer posmenopáusica también se observa en ocasiones depósito graso en región abdominal.

El depósito de grasa en región abdominal se puede asociar a un síndrome metabólico.

Si este depósito es excesivo, puede tratarse con carboxiterapia, termoterapia, cavitación, criolipolisis o mesoterapia entre otros. En ocasiones para resolver este problema se realizan liposucciones selectivas.