Radiofrecuencia

¿Qué es la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia es un método avanzado para mejorar la laxitud de la piel, sin incisiones ni periodo de recuperación. Sirve para el tratamiento del envejecimiento facial y corporal y para mejorar la celulitis.

Hemos sido pioneros en la introducción de esta técnica en España. Utilizamos el sistema de radiofrecuencia de Thermage®, que es una forma segura y clínicamente probada para reafirmar la piel, logrando mejoras en el tono, el contorno y la textura de forma natural a través de la estimulación del propio colágeno.

Este método consiste en aplicar energía a través de la superficie de la piel, que provoca un aumento de temperatura en la dermis con acortamiento de las fibras de colágeno. Eleva también la temperatura de los fibroblastos, las células encargadas de fabricar el colágeno, que estimulados por este calor generan nuevo colágeno remodelando los tejidos.

¿Qué ventajas ofrece?

La gran innovación que presentan los tratamientos no abrasivos como la radiofrecuencia, es que respetan la epidermis, con un mínimo enrojecimiento de la piel sin dañar su capa externa. La gran ventaja de tratar la flacidez y la celulitis con radiofrecuencia es que no requiere una especial preparación previa y que se puede continuar normalmente con su vida laboral y social inmediatamente después del tratamiento. Una sola sesión actúa sobre el colágeno ya existente y estimula el crecimiento de nuevo colágeno. Se puede aplicar a todo tipo de piel y no está contraindicado tomar el sol.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

La aplicación de energía se realiza con una pieza de mano que refrigera la epidermis evitando quemaduras en la piel.

El tratamiento tiene una duración aproximada de 40 a 90 minutos. Al terminar la sesión puede presentarse un ligero enrojecimiento o eritema cutáneo en algunos casos de poco tiempo de duración.

¿Cuándo se notarán los resultados?

El efecto de tensión se aprecia de una forma gradual y progresiva a partir del mes del tratamiento, haciéndose más evidente a partir de los 4-6 meses. Los resultados suelen durar aproximadamente dos años. Una sesión de tratamiento suele ser suficiente. Cuando se aplica la radiofrecuencia, el resultado es una piel más tersa y una evidente reducción de arrugas y flacidez.

¿Para quién está indicada la radiofrecuencia?

Este tratamiento es ideal para aquellas personas que presentan una ligera flacidez en la piel de la cara y cuello, región periocular y perilabial, pero que aún no necesitan cirugía. La radiofrecuencia también se aplica en el tratamiento de la flacidez que se presenta en otras localizaciones, como pueden ser la parte interna de los brazos y muslos, abdomen y nalgas.

También es muy eficaz para el tratamiento corporal del contorneado profundo y reducción de celulitis. El tratamiento de cada zona se realiza utilizando unos "tips" específicos.

La radiofrecuencia puede combinarse con otras técnicas como luz pulsada intensa (IPL), peelings químicos, rellenos, toxina botulínica, etc. Deben ser realizados en diferentes tiempos y con una secuencia programada para conseguir un rejuvenecimiento facial integral, así como con las técnicas habituales para el tratamiento de la celulitis siempre de manera secuencial y personalizando el tratamiento.