Blefaroplastia

BlefaroplastiaLa blefaroplastia es la técnica que permite retirar el exceso de piel que hay en el párpado superior e inferior, así como los acúmulos de grasa. También se recomienda en los casos en que hay una caída del párpado que deforma la forma del ojo y disminuye el campo de visión.

Esta técnica sencilla utiliza procedimientos distintos según si se realiza en el párpado superior o inferior. Así, en el caso del párpado superior se extraen los acúmulos de grasa y en el inferior la extracción se realiza mediante la vía transconjuntival, lo que permite preservar la función del músculo del ojo (en los casos en que el músculo orbital está debilitado es conveniente realizar una cantopexia para poder fijar de nuevo el ángulo del ojo).

Los dos procedimientos se realizan en quirófano con anestesia local o sedación. En los pacientes que se realizan los dos procedimientos conjuntamente es precisa una estancia de unas horas en el centro para su recuperación.

¿Cuándo se pueden apreciar los resultados?

Los resultados, visibles tras 2/3 semanas cuando los posibles hematomas o edemas de la intervención han disminuido, ofrecen un párpado más abierto, con el ojo despejado y un campo de visión normal.

Las cicatrices son prácticamente invisibles, ya que en el párpado superior quedan en el pliegue parpebral. En el párpado inferior, al ser transconjuntival, no quedan cicatrices, excepto en los casos en que debe realizarse un recorte de la piel que queda justo debajo de las pestañas.

Cuidados postquirúrgicos

Se aconseja la aplicación de un colirio ocular cada 4 horas y una pomada ocular antibiótica antes de dormir. Para acelerar el proceso de curación y desinflamación pueden realizarse de 1-3 sesiones de radiofrecuencia. Tras la retirada de los puntos es importante efectuar masajes y aplicar una crema cicatrizante.

Asimismo, es importante hidratar la zona y evitar el sol con gafas grandes de máxima protección.

Los ojos no quedan afectados tras la cirugía ya que se intervienen los tegumentos externos del ojo. En casos excepcionales puede presentarse conjuntivitis, que puede prevenirse con un colirio y una pomada antibiótica.