Fascitis plantar

Fascitis plantar

Es el dolor en la inserción proximal de la fascia plantar en el calcáneo. Los pacientes acuden a la consulta explicando dolor en el talón.

Existen una serie de factores predisponentes como el sobrepeso, trabajar muchas horas de pie, enfermedades inflamatorias y la retracción de la musculatura. Es conveniente descartar enfermedades inflamatorias si hay síntomas de sospecha. Los consejos iniciales que damos a nuestros pacientes son: estirar la musculatura, controlar el sobrepeso, utilizar una talonera de silicona y evitar estar mucho tiempo de pie. Ocasionalmente pueden utilizarse infiltraciones y férulas nocturnas. Los factores de crecimiento se han mostrado efectivos en el tratamiento de esta lesión.

¿Cuándo está indicada la cirugía?

Se aconseja la intervención quirúrgica en el caso de un dolor que no se puede tratar con ninguna de las medidas comentadas en el apartado anterior.

¿Qué tipo de cirugía es la más aconsejable?

Hay muchos tipos de cirugía para tratar la fascitis plantar, y dependerá de las preferencias del especialista realizarla con cirugía percutánea o con cirugía abierta. Ambas tienen sus ventajas e inconvenientes.

¿Cuál es el tiempo aproximado de ingreso?

Aunque no suele ser preciso el ingreso hospitalario, puede producirse en caso de cirugía compleja o en pacientes con enfermedades asociadas.

¿Qué necesita para la cirugía?

Para el día de la operación necesita unas muletas porque se aconseja evitar el apoyo en el postoperatorio inmediato.

¿Cuál es la recuperación tras la cirugía de fascitis plantar?

Es posible caminar el mismo día de la cirugía con un vendaje y con muletas. Tras 2 o 3 semanas, se retiran los puntos dependiendo de la evolución de la cicatriz y se podrá empezar a llevar calzado cómodo/deportivo. Durante los 2-3 meses siguientes el pie estará hinchado.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Nuestro equipo tiene mucha experiencia en este tipo de intervenciones por lo que el riesgo de complicaciones es mínimo.