Enfermedades de la sangre no oncológicas

Diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la sangre no oncológicas

Las enfermedades hematológicas no oncológicas son enfermedades muy diversas producidas por: alteración genética (hereditarias), falta de algún mineral (hierro), alteración de algún mecanismo que regule la absorción de minerales o vitaminas, falta de alguna vitamina (B12), por producción de anticuerpos (contra los glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas o factores de la coagulación), pueden ser un síntoma de otra enfermedad no hematológica (alergias, problemas respiratorios).

Podemos agrupar las enfermedades hematológicas no oncológicas en cuatro categorías:

Enfermedades de los glóbulos rojos:

  • Thalasemia.
  • Otras hemoglobinopatías de origen genético: hereditaria.
  • Anemia ferropénica.
  • Anemia megaloblástica.
  • Anemia perniciosa.
  • Poliglobulia secundaria.
  • Eritroblastopenia.
  • Hemocromatosis.

Enfermedades de los glóbulos blancos:

  • Leucopenia.
  • Agranulocitosis.
  • Leucocitosis.
  • Alteración de la función granulocitaria.
  • Alteración de la función linfocitaria.

Enfermedades de las plaquetas:

  • Plaquetopenia o trombocitopenia.
  • Hiperplaquetosis.
  • Trombocitosis.
  • Alteración de la función plaquetar.

Enfermedades del plasma:

  • Alteración del metabolismo del hierro.
    • Hemocromatosis.
  • Alteración de los factores de la coagulación.
    • Trombofilia. Aumento de la coagulación.
    • Hemorragia. Disminución de la coagulación (una de las más comunes es la enfermedad de Von Willebrand).
  • Presencia de anticuerpos.
    • Púrpura trombopática trombocitopénica (PTT).
    • Síndrome hemolítico urémico.
    • Anemias hemolíticas.
    • Plaquetopenia autoinmune (PTI)