Tratamiento anticoagulante oral

¿Qué es el tratamiento anticoagulante?

El tratamiento anticoagulante es aquel que tiene la capacidad de dificultar el proceso de coagulación de la sangre, por lo que la sangre tarda más en coagularse.

¿Quién debe tratarse con anticoagulantes?

Deben tratarse con anticoagulantes aquellos pacientes que:

Tienen riesgo de formar un trombo o coágulo. Para evitar que los formen, por ejemplo, los pacientes con arritmia completa por fibrilación ventricular, algunos cardiópatas, los portadores de válvulas cardíacas y algunos pacientes con trombofilia.

Con enfermedad tromboembólica (trombosis o embolia) como tratamiento una vez se ha formado un coágulo, para evitar que se suelte un fragmento, provoquen una embolia y evitar que progrese, haciéndose mayor el coágulo.

¿Hay diferentes tratamientos anticoagulantes?

  • Heparinas: son anticoagulantes de acción inmediata. se administran por vía endovenosa o por vía subcutánea. Es un tratamiento, en general, de corta duración.
  • Anticoagulantes orales: su acción es retardada. Se administran por vía oral (pastillas). Se utilizan para tratamientos largos e incluso indefinidos.

¿Qué son los anticoagulantes orales antagonistas de la vitamina K?

Son un tipo de anticoagulantes que actúan impidiendo que el hígado utilice la vitamina K, necesaria para elaborar algunos de los factores que intervienen en la coagulación.

En España, el más utilizado es el acenocumarol (Sintrom®) aunque también se utiliza warfarina (Aldocumar®).

Se estima que del 1 al 1,5% de la población recibe tratamiento con anticoagulantes orales. El aumento de las enfermedades en las que los anticoagulantes orales están indicados es de un 20% anual.

¿Cómo se controlan el Sintrom® y Aldocumar®?

Con el Tiempo de Protrombina expresado en INR (Razón Normalizada Internacional).

El Tiempo de Protrombina es el test que estudia la actividad de los factores de coagulación que dependen de la vitamina K.

Este resultado se puede dar en segundos, en porcentaje y en INR.

Para efectuar el control de la efectividad del Sintrom® y Aldocumar® se decidió utilizar el INR, que consiste en un cálculo que permite minimizar los cambios debidos a los reactivos empleados a la vez y permite comparar resultados entre distintos laboratorios. Es la unidad que se utiliza en todo el mundo.

Las indicaciones entre los distintos niveles de descoagulación, según la enfermedad que lo precisa, se han elaborado sobre la base de esta unidad.

¿Por qué el Sintrom® y el Aldocumar® se deben controlar periódicamente con un análisis?

Los anticoagulantes orales actúan interfiriendo con la acción de la vitamina K. Se debe tener en cuenta que:

  • La vitamina K está en muchos alimentos que ingerimos diariamente. La dieta aporta diferentes cantidades de vitamina K diaria, por lo que el efecto anticoagulante no es constante.
  • En caso de presentar algún trastorno intestinal, como diarrea o estreñimiento, la absorción del anticoagulante por el tubo digestivo se verá afectada.
  • En caso de gastritis o vómitos, la absorción también se verá afectada.
  • Algunos pacientes tratados con anticoagulantes también se tratan con otros medicamentos que actúan frenando o potenciando la acción de los anticoagulantes orales, inhibiendo o favoreciendo la absorción de la vitamina K.
  • Algunos pacientes toman plantas medicinales o se tratan con homeopatía, que puede interferir en la acción de la vitamina K.

¿Qué riesgos existen con un tratamiento anticoagulante oral?

Con el tratamiento anticoagulante oral pueden producirse complicaciones hemorrágicas o trombóticas:

  • Trombosis (coágulos) si se está por debajo del intervalo óptimo de INR.
  • Hemorragia, si el intervalo es superior al óptimo.

¿Hay algún sistema para disminuir estos riesgos?

Estas complicaciones pueden disminuir a una tercera parte si se efectúa un control estricto y correcto.

Es fundamental que el paciente conozca qué es el tratamiento anticoagulante, cómo actúa, por qué debe hacerse este tratamiento, qué riesgo tiene, qué sustancias alteran su eficacia y por qué ha de hacerse controles periódicamente.

Diversos estudios internacionales multicéntricos (bibliografía) afirman que el autocontrol del tratamiento anticoagulante oral mejora la calidad de vida del paciente y disminuye el riesgo de sufrir hemorragias, trombosis y embolias.

¿En qué consiste el autocontrol del tratamiento anticoagulante oral?

El paciente con tratamiento anticoagulante oral (TAO) se efectúa el test del tiempo de protrombina en su domicilio o en el trabajo.

Debe efectuarse la punción en un dedo, extraer una gota de sangre y colocarla en una tira reactiva del coagulómetro, esperar unos segundos y el aparato le dará el valor del tiempo de protrombina en su domicilio o en el trabajo.

Según el resultado, deberá mantener la misma dosis, aumentarla o disminuirla.

Para ello, es indispensable que el paciente o familiar reciba una formación y tenga la documentación necesaria para ajustar la dosis y aclarar las dudas que puedan surgir.

¿Qué ventajas tiene el autocontrol?

La principal ventaja del autocontrol es la disminución de las complicaciones tromboembólicas o hemorrágicas provocadas por el TAO.

Otras ventajas:

  • Obtiene inmediatamente el resultado y corrige la dosis.
  • No precisa pinchazo en vena.
  • Evita la doble visita: al laboratorio y al médico.
  • Como suma de todas las ventajas, mejora la calidad de vida del paciente y de su familia, en caso de dependencia.

¿Hay otros tratamientos?

En la actualidad se están llevando a cabo estudios con nuevos inhibidores del factor X y de la trombina, que presentan las ventajas de administración por vía oral sin necesidad de monitorización, por lo que ofrecerán indudables ventajas para el paciente con tratamiento anticoagulante.

En España, su uso como anticoagulante sólo está autorizado en las intervenciones de prótesis de rodilla y cadera.