cabecera especialidad
Denervación renal

Denervación renal

Técnica que permite disminuir la presión arterial en aquellos pacientes que padecen hipertensión resistente

La denervación renal es una técnica que permite disminuir la presión arterial en aquellos pacientes que padecen hipertensión resistente, es decir, que no logran controlar su presión arterial a pesar de estar tomando más de tres medicamentos para reducir este factor de riesgo.

Diferentes estudios han demostrado que la ablación con radiofrecuencia de las arterias del nervio simpático renal ofrece resultados positivos a largo plazo (36 meses). Los pacientes que participaron en el estudio lograron reducir su presión arterial y, en la mayoría de los casos, disminuir el número de medicamentos que tomaban antes de la intervención.

La Unidad de Ablación Renal del Instituto Cardiovascular Teknon cuenta con un equipo multidisciplinar formado por nefrólogos, especialistas en radiología vascular intervencionista y en Cardiología Intervencionista, entre otros.

¿Qué es la hipertensión arterial? ¿Y la hipertensión arterial resistente?

La Hipertensión Arterial se produce cuando existe una presión excesiva en el torrente sanguíneo de las arterias. La hipertensión arterial es una enfermedad crónica, que no siempre viene asociada a determinados síntomas (dolor de cabeza, nerviosismo, hemorragia nasal), pero que aumenta el riesgo cardiovascular del paciente y puede afectar su calidad de vida. En la mayoría de los casos, las causas son desconocidas. Según la Sociedad Española de Cardiología, se calcula que en España conviven 10 millones de personas con hipertensión arterial. Aproximadamente un 10% de estas personas sufren hipertensión arterial resistente.

La Hipertensión Arterial Resistente se produce cuándo, a pesar de tomar más de tres fármacos antihipertensivos y realizar cambios en estilo de vida (realizar ejercicio físico, controlar el colesterol, no fumar ni beber alcohol, etc) , no logra controlarse la presión arterial.

¿Cuál es el nivel de presión arterial que se considera normal?

Por norma general, se considera que el nivel de presión arterial de una persona es normal cuánto se encuentra en 140/90 mmHg; pero este intervalo puede cambiar en función de cada paciente.

Es importante que, si tiene alguna duda, consulte a un especialista para determinar si existe riesgo de hipertensión arterial.

¿Qué causas están relacionadas con la hipertensión arterial resistente?

La hipertensión arterial resistente suele asociarse a factores como la edad avanzada, la obesidad, la diabetes o la insuficiencia renal crónica, entre otros.

¿En qué consiste la denervación renal?

En pacientes que presentan una hipertensión arterial resistente a pesar de tomar la medicación y después de descartar una posible causa secundaria, el especialista puede sugerirle la posibilidad de someterse a un tratamiento de ablación renal para controlar o reducir la hipertensión.

La ablación renal consiste en anular, por radiofrecuencia, el nervio simpático renal con el objetivo de reducir su actividad, hecho que provoca una disminución de la presión arterial.

¿Cómo se realiza la intervención?

La ablación renal es una técnica mínimamente invasiva que se realiza a través de un catéter con cuatro electrodos que es introducido por vía femoral hasta las arterias renales. Una vez que el dispositivo está en la zona, el catéter emite un calor de entre 40 y 50 grados para anular unos pequeños nervios de la arteria renal provocando que el riñón cree una cantidad menor de las hormonas que produce para elevar la tensión. Este procedimiento debe realizarse en ambos riñones.

Esta intervención se realiza bajo sedación. El paciente requiere un día de ingreso hospitalario.

¿Por qué se desactiva el sistema nervioso simpático renal?

Diferentes estudios han demostrado que un aumento de la actividad simpática originada en los riñones promueve un incremento de la presión arterial. Eliminando esta actividad, la presión arterial disminuye.

¿Tiene algún efecto secundario?

Los estudios realizados hasta el momento no han destacado efectos secundarios graves.

¿Qué resultados ofrece?

Los resultados de la ablación renal se pueden comprobar de forma progresiva. Después de la intervención, y de forma gradual, el especialista reducirá la ingesta de fármacos que el paciente tomaba antes de la operación según los resultados.

Diferentes estudios han comprobado que es una técnica eficaz con la que se consigue rebajar la presión arterial hasta 30 mmHg de máxima y 15-20 puntos de mínima. Así, se mejora la calidad de vida del paciente y se minimiza el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares relacionados con una presión arterial alta, como embolias o enfermedades coronarias.

Asimismo, los estudios también muestran que la presión arterial del paciente disminuye tras la intervención. El paciente puede llegar a dejar de tomar entre 2 y 3 fármacos para la hipertensión, en función de cada caso.


Equipo de la Unidad de Ablación Renal del Instituto Cardiovascular Teknon

  • Dr. Jorge Moisés, especialista en Nefrología
  • Dr. Jordi Muchart, especialista en Radiología Vascular Intervencionista
  • Dr. Antoni Serra Peñaranda, especialista en Cardiología Intervencionista