¿Cómo se realiza el proceso?

La radioterapia es un tratamiento que, en la mayoría de los casos la paciente realiza de forma ambulatoria, acudiendo a la unidad de tratamiento diariamente de lunes a viernes, con una duración habitual de entre 5-6 semanas. Es un tratamiento indoloro y no invasivo.

Antes de iniciar el tratamiento, y con el objetivo de asegurar la reproductibilidad del mismo durante su duración (sesiones), los técnicos especializados de la unidad realizan unas marcas en la piel de la paciente. Cada sesión suele durar unos 15-20 minutos, aunque la mayor parte de este tiempo se consume en garantizar el posicionamiento del paciente (sistemas "Portal Vision"), y en controles de calidad del proceso. El tiempo "real" de irradiación es muy corto.

A pesar de que la paciente está sola en la sala, el personal técnico de radioterapia vigila permanentemente la unidad y el estado de la paciente a través de un circuito de imagen y un interfono.