¿Qué técnicas de reconstrucción mamaria existen?

La reconstrucción mamaria puede realizarse mediante:

  • Prótesis

La reconstrucción mamaria puede realizarse mediante una prótesis, que deberá colocarse bajo el músculo pectoral. En caso que no exista piel suficiente para la reconstrucción, el cirujano colocará una especie de globo hinchable (expansor) debajo de la piel y el músculo de la mama, que irá rellenando periódicamente de suero salino para extender la piel y colocar, de forma posterior, la prótesis definitiva. Entre la colocación del expansor y la colocación de la prótesis deben pasar al menos tres meses.

Actualmente, existen expansores que pueden mantenerse como implantes definitivos. En el caso de las prótesis, actualmente se colocan prótesis de silicona de alta cohesividad, que asegura en caso de rotura que la silicona no se dispersará.

Los resultados estéticos son inferiores a los de una reconstrucción con tejido de la propia paciente, pero son cirugías menos complejas y más rápidas.

En caso de complicaciones, uno de las más comunes es la contractura capsular, que se produce al formarse una cápsula cicatrizal interna en la zona de la prótesis de manera que la mama que ha sido reconstruida tiene una consistencia más dura.

Esta técnica no puede utilizarse en el caso de que la paciente deba someterse a un tratamiento de radioterapia.

  • Tejidos autólogos

La reconstrucción mamaria puede realizarse mediante tejidos propios de la paciente, de manera que la mama queda más natural. En esta intervención, el cirujano utiliza tejido de otras zonas del cuerpo (como puede ser el abdomen, la espalda o las nalgas) para reconstruir la mama.

Estos tejidos pueden separarse de la zona original y utilizar los vasos sanguíneos propios de la zona (requiere técnicas de microcirugía); o pueden mantener una vascularización original, derivándolos a la mama a través de un "túnel" interno.

Las técnicas en que se utilizan tejidos autólogos son más complejas, incrementan el tiempo de recuperación y la cicatriz es mayor que en el caso de las prótesis. Aun así, el resultado estético es superior y evita posibles complicaciones asociadas al uso de prótesis, como por ejemplo, la contractura capsular.

  • Técnica mixta

Actualmente puede utilizarse un tejido autólogo como la grasa del propio cuerpo en combinación con prótesis para conseguir un resultado estético bueno en pacientes irradiadas pero con las ventajas de una cirugía menor (menor tiempo quirúrgico, menos complicaciones, etc.)