Quimioterapia

Queremos ayudarle

Cuando su médico oncólogo le prescribió el tratamiento de quimioterapia, probablemente se le plantearon muchas dudas. Algunas de ellas las comentaría con el médico, que le dio la información y orientación adecuada, pero es probable que todavía le hayan quedado dudas sobre cuestiones que en aquel momento no planteó.

Este documento pretende complementar la información que ya ha recibido, y al mismo tiempo puede servir para que su pareja o su familia más cercana puedan tener también información o bien resolver dudas que se le puedan presentar, ahora o en el futuro inmediato.

Al redactarlo hemos intentado, por encima de todo, que la información fuera práctica y fácilmente comprensible. Por eso hemos intentado huir de explicaciones demasiado científicas o de detalles excesivos. Por tanto, si usted ya tiene información y quiere profundizar más sobre algún tema, no dude en pedírnoslo: estamos a su disposición.

Le ofrecemos a continuación respuestas a las preguntas que a menudo nos hacen nuestros pacientes.

¿Qué es el tratamiento de quimioterapia?

La quimioterapia tiene como objetivo combatir las células del cuerpo humano que experimentan un crecimiento anormal, ya sea destruyéndolas o controlando su crecimiento. Hay muchos tratamientos y el que se aplica en cada caso depende de:

  • La enfermedad a tratar
  • El grado de desarrollo de la enfermedad
  • Las características del paciente (peso, talla, etc.)

En general, los tratamientos consisten en la combinación de diferentes medicamentos.

¿Cómo se administra la quimioterapia?

Los tratamientos normalmente se llevan a cabo en el Hospital de Día, una unidad preparada para tratamientos ambulatorios, con personal de enfermería especializado en la administración de este tipo de fármacos.

Por tanto, y salvo casos puntuales, no es necesario ingresar en la clínica.

Normalmente la quimioterapia se administra a través de la vena mediante un sistema de goteo. En algunos casos muy determinados se toma por vía oral, en forma de comprimidos.

La programación del tratamiento se hace por ciclos. Un ciclo es un tratamiento que se puede llevar a cabo en uno o varios días, y se va repitiendo con una periodicidad que suele ser de 3 ó 4 semanas.

Me han dicho que la quimioterapia provoca muchos efectos secundarios. ¿Es verdad?

Las células tumorales tienen un crecimiento muy rápido, y esta característica hace que sean muy sensibles a la quimioterapia. Eso permite que los tratamientos sean selectivos y no afecten a las células sanas del cuerpo, de crecimiento lento.

Pese a eso, en el cuerpo hay determinados tipos de células que también crecen rápidamente, como las que forman el cabello, las mucosas de la boca y los intestinos, la piel, etc. Por tanto estas células también pueden verse afectadas por algunos tratamientos, dando lugar a lo que llamamos efectos secundarios.

En función del tipo de medicamento administrado en cada tratamiento, los efectos secundarios pueden variar o, en el mejor de los casos, no presentarse. Si se producen, se pueden manifestar de las siguientes formas:

  • Fatiga superior a la habitual
  • Vómitos y/o náuseas
  • Alopecia (caída del cabello)
  • Estreñimiento o diarrea
  • Mucositis (llagas en la boca)

En cualquier caso, los efectos secundarios, cuando se presentan, lo hacen de forma transitoria y no afectan a todas las personas de la misma manera. Muchos pacientes pueden mantener sus hábitos de trabajo, deporte, vida social, etc.

Y si pese a todo aparecen los efectos secundarios, ¿qué debo hacer?

Antes de comenzar un tratamiento, el médico y la enfermera le indicarán cuáles son los posibles efectos secundarios y le recomendarán pautas a seguir para ayudarle a superarlos. En cualquier caso, y como recordatorio, a continuación exponemos algunos consejos de actuación en función del síntoma:

Náuseas y vómitos

  • A diferencia de otros efectos secundarios, las náuseas y los vómitos se pueden prevenir con medicamentos específicos (antieméticos). En caso de que el tratamiento de quimioterapia que le han prescrito pueda provocar este efecto, su médico le indicará con antelación la medicación necesaria que puede utilizar para evitarlo o reducir su intensidad. Es muy importante que siga atentamente las instrucciones que le demos sobre cómo y cuándo tomar estos antieméticos, ya que si no lo hace, su eficacia puede verse reducida. Si pese a la medicación persisten los síntomas, póngase en contacto con su médico o enfermera, que valorará si es necesario modificar el tratamiento.
  • Siga los consejos de alimentación que le explicamos más adelante, en este mismo documento.

Diarreas

  • Reduzca el consumo de alimentos ricos en fibra, como por ejemplo las verduras, productos integrales, frutas como naranja, mandarina, piña tropical, kiwi, etc. Los alimentos fritos, la leche y sus derivados tampoco son recomendables.
  • Incremente el consumo de líquidos (agua, sopas, infusiones, zumos de manzana, zanahoria, agua de arroz, etc.).
  • Le recomendamos llevar una dieta astringente: arroz y zanahoria hervida, pescado blanco o pollo sin piel, hervidos o al vapor, y también pan tostado.

Estreñimiento

  • Si usted ya sufría este problema, consulte con su médico si puede continuar tomando su remedio habitual.
  • En caso de que el estreñimiento haya aparecido durante el tratamiento, es posible que para solucionarlo sea suficiente con pequeñas modificaciones en su dieta, consistentes en incrementar el consumo de alimentos ricos en fibra, como por ejemplo:
    • Cereales integrales
    • Frutas (el kiwi, además de sus cualidades nutricionales, tiene propiedades laxantes y se pueden tomar 2 ó 3 al día.
    • Verduras
  • Es importante beber líquidos en abundancia. Como mínimo, 1,5 litros diarios.
  • Un buen complemento a estos remedios es dar un paseo diario o hacer ejercicio físico moderado.

Mucositis (alteración de la mucosa bucal)

  • La irritación de las mucosas se manifiesta a través de dolor, inflamación y enrojecimiento de la zona, llagas y dolor al tragar.
  • Cuando su tratamiento pueda provocar mucositis, su médico le prescribirá los productos más adecuados para reducir los efectos. En cualquier caso, si se manifiesta, procure evitar tomar alimentos o bebidas ácidos, salados o picantes. Evite también los alimentos muy calientes.
  • No olvide seguir los hábitos de higiene bucal y dental que le explicamos más adelante.
  • Es muy importante que siga atentamente el tratamiento que le haya prescrito su médico, ya que la mucositis es una fuente potencial de infecciones.

Caída del cabello

  • La caída del cabello, como el resto de efectos secundarios de la quimioterapia, es de carácter transitorio. Esto significa que una vez acabado el tratamiento, el cabello volverá a crecer de forma natural.
  • El cabello puede caer de forma total o parcial y suele caerse al cabo de 2 ó 3 semanas de haber iniciado el primer ciclo de quimioterapia. Su médico le indicará la probabilidad de que esto ocurra. En caso de suceder hay algunas medidas que conviene tener en cuenta:
    • Evite cepillarse el cabello bruscamente
    • Si debe utilizar secador de mano, gradúelo a una temperatura suave
  • No se haga coletas ni moños
  • Hay productos capilares, como tintes, decolorantes, lacas, fijadores, etc. que en circunstancias normales pueden ser inocuos, pero que durante el tratamiento pueden tener efectos negativos. Evite utilizarlos.
  • En caso de que el tratamiento le provoque la caída del cabello, considere la posibilidad de utilizar una peluca.
  • Si toma esta decisión, le recomendamos visitar un centro especializado antes de iniciar el tratamiento, ya que así le podrán adaptar la peluca a su tipo de cabello y estilo que más le complazca.
  • Tenemos a su disposición diversas referencias de centros especializados. No dude en consultarnos.

Fatiga

  • Probablemente este sea el efecto más común de los tratamientos de quimioterapia. La fatiga no se manifiesta necesariamente o exclusivamente como cansancio físico, sino también como una forma de dificultad para concentrarse o para llevar a cabo las tareas intelectuales o físicas que antes podía desarrollar con normalidad.
  • De hecho, la causa de la fatiga no se conoce con certeza, y además se puede presentar en grados muy diversos. En general depende de factores como la edad, el sexo, el grado de anemia provocado por el tratamiento (la quimioterapia incide sobre el número de hematíes –glóbulos rojos-), el tiempo de tratamiento, la nutrición, etc.
  • Las siguientes recomendaciones contribuirán a mejorar su estado si sufre este efecto:
    • Planifique periodos de descanso diario.
    • Procure organizar sus actividades de forma que pueda llevarlas a cabo en los momentos del día en que se sienta más descansado, o bien después del descanso adecuado.
    • La inactividad no le ayudará a mejorar su estado. Es preferible que procure realizar algún tipo de actividad física suave con regularidad. Por ejemplo, caminar, nadar si tiene conocimientos de natación, etc.

Infecciones

  • Este tratamiento afecta la capacidad del cuerpo de producir glóbulos blancos, que son su defensa natural. Por esta razón su cuerpo es más sensible a contraer algunas infecciones.
  • El síntoma más frecuente de una infección es un incremento de la temperatura corporal y, por tanto, siempre que tenga fiebre debe informar a su médico o enfermera.
  • Si al tomarse la temperatura ve que es igual o superior a 38º, le recomendamos que acuda al servicio de urgencias, donde podrán analizar las causas de la fiebre y le indicarán cómo actuar.

Alteraciones de la sexualidad y la función reproductora

  • Algunos tratamientos de quimioterapia pueden provocar irregularidades menstruales a las mujeres en edad fértil, que pueden ir desde periodos irregulares hasta amenorrea (retirada de la menstruación). Como todos los otros efectos secundarios, se trata de un fenómeno transitorio.
  • Además, es posible que se produzcan daños en las células reproductoras (espermatozoides en el caso de los hombres y óvulos en las mujeres). Por este motivo, es muy importante que consulte con su médico antes de planificar un embarazo, independientemente de cuál de los dos miembros de la pareja esté siguiendo el tratamiento.
  • En cualquier caso es recomendable seguir un tratamiento anticonceptivo mientras dure el tratamiento.

Estoy tomando una medicación. ¿Puedo continuar haciéndolo?

Algunos medicamentos, como la aspirina, pueden estar contraindicados durante el tratamiento.
Por esta razón, siempre que tenga que tomar algún medicamento consúltelo con su médico oncólogo, que le informará adecuadamente.

¿Debo hacer algún régimen de vida especial?

El tratamiento que deberá seguir no le obliga a recluirse ni a aislarse.
En este documento intentamos hacerle recomendaciones para facilitarle la adaptación a la nueva situación, pero creemos que un buen consejo es que procure cambiar sus hábitos o actividades sólo cuando lo considere necesario y que se esfuerce en continuar con su vida familiar, social e, incluso, laboral con la máxima normalidad posible. Esto le será de gran ayuda.
No obstante, sí que hay algunos aspectos que deberá tener presentes sobre la alimentación y la higiene personal:

  • Alimentación
    • En principio no debe seguir ninguna dieta especial, pero es recomendable tomar 5 ó 6 comidas al día, repartidas lo más regularmente posible. El objetivo es no pasar largo rato sin ingerir alimentos.
    • Las comidas demasiado condimentadas o con salsa son de difícil digestión y por eso es conveniente evitarlas.
    • Procure beber tanto como pueda durante el tiempo que esté en tratamiento, ya que eso le ayudará al proceso de eliminación de los medicamentos que se le hayan administrado. Se recomienda tomar entre 1,5 y 2 litros de agua u otros líquidos cada día.
    • Las bebidas alcohólicas no están recomendadas, pero si le apetece, puede tomar una pequeña cantidad de vino en alguna comida o una copa de cava con motivo de alguna ocasión especial.

  • Higiene personal y cuidado de la piel
    • Procure mantener la piel hidratada, utilizando si fuera necesario cremas hidratantes o aceites para el cuerpo, porque la quimioterapia provoca sequedad de la piel y las mucosas.
    • Por este motivo, procure mantener una buena higiene bucal, teniendo presentes las siguientes normas:
    • Cepíllese los dientes después de cada comida.
    • Utilice un cepillo blando (suave).
    • No utilice elixires ni ningún tipo de colutorio porque la mucosa estará especialmente sensible. Una buena alternativa es hacer enjuagues con agua y bicarbonato (una cucharadita de café de bicarbonato por cada vaso de agua).
    • Siempre que sea posible, le recomendamos que antes de iniciar el tratamiento de quimioterapia visite a su dentista.
    • Mantenga los labios hidratados utilizando pintalabios de crema de cacao o vaselina.
    • Si quiere tomar el sol, evite las exposiciones largas y utilice cremas de alta protección (factor superior a 30) porque la quimioterapia incrementa mucho la sensibilidad de la piel a las radiaciones solares. Durante el verano, evite las horas en que la radiación es más intensa (entre las 12 y las 4 de la tarde).
    • No es recomendable afeitarse ni depilarse con hojas de afeitar. Utilice máquinas eléctricas que son menos agresivas con la piel y reducen significativamente el riesgo de infecciones.
    • Es muy importante que nos consulte antes de hacerse cualquier tratamiento de estética o depilación, o bien si quiere hacerse masajes.
    • Los tatuajes, piercings o cualquier otra actuación agresiva con la piel están desaconsejados.

¿Cómo puedo ponerme en contacto con el Instituto Oncológico Teknon si lo necesito?

Le atenderemos con mucho gusto a través de nuestro teléfono 93 290 64 71. Nuestro horario es de 9.30 a 20.30 horas los días laborables de lunes a viernes.
Si tiene alguna necesidad en días no laborales o bien fuera de nuestro horario, pregunte por el médico de guardia de medicina interna en el teléfono de Urgencias de Centro Médico Teknon: 93 290 62 29, o bien acuda personalmente al servicio de Urgencias de Centro Médico Teknon.

Y RECUERDE:

  • Debe dirigirse a Urgencias si tiene fiebre y se mantiene por encima de los 38º C.
  • Si sufre vómitos y diarreas que no ceden con la medicación pautada, debe llamar o acudir también a nuestro servicio de Urgencias de Centro Médico Teknon.