Radiocirugía y radioterapia estereotáxica, ¿qué significan estos términos?

La radiocirugía consiste en la aplicación de una dosis única de radiación de alta energía al tumor o malformación arteriovenosa (MAV). Aunque implica el término de cirugía, no hay ninguna incisión en absoluto y se realiza en régimen ambulatorio, eliminando las complicaciones, la hospitalización y el tiempo de recuperación asociado con la cirugía craneal convencional.

La radiocirugía utiliza haces de radiación para eliminar, reducir o frenar el crecimiento de un tumor eliminando sus células o interfiririendo con su crecimiento. Para las MAVs, los haces de radiación provocan un engrosamiento de las paredes vasculares, lo que conlleva la obliteración de los vasos malformados.

La radiocirugía permite irradiar un tumor cerebral o una MAV con mayor precisión que la radioterapia convencional. Este tratamiento focalizado es posible gracias al uso de un marco estereotáxico mínimamente invasivo que mantiene al paciente perfectamente posicionado. Sobre este marco estereotáxico se coloca un cubo localizador que muestra los puntos de referencia durante la planificación y el tratamiento. Este proceso minimiza la radiación del tejido cerebral sano y protege los órganos vecinos.

La radioterapia estereotáxica permite la administración de la misma cantidad de radiación (o superior) que la radiocirugía convencional, pero es aplicada en pequeñas dosis distribuidas en una serie de tratamientos diarios (dosis fraccionada). El fraccionamiento de la dosis favorece la reparación del tejido sano cercano a la lesión, especialmente de estructuras críticas tales como las vias ópticas o el tronco cerebral.

Novalis Shaped Beam Surgery es el método más avanzado de radiocirugía y radioterapia estereotáxica disponible en la actualidad. Novalis permite la configuración dinámica del haz de irradiación adaptándose con precisión óptima a las dimensiones y a la forma del tumor o MAV en todos los ángulos, asegurando que el tumor recibe la dosis completa prescrita protegiendo a su vez el tejido cerebral sano. La configuración del haz de radiación a la geometría exacta del tumor es el último y más avanzado método para realizar la radiocirugía estereotáxica.

El procedimiento no es doloroso y ayuda a evitar largos periodos de hospitalización o rehabilitación, permitiendo que el paciente esté despierto durante todo el tratamiento. Se puede recibir el tratamiento por la mañana y regresar a la rutina habitual por la tarde.