Anemia ferropénica

Es la anemia debida a la falta de hierro o ferropenia. El hierro es un componente fundamental de la hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones hasta los distintos tejidos del organismo. Sin hierro, la hemoglobina no puede formarse adecuadamente y se produce anemia. La ferropenia es la causa más común de anemia y se produce fundamentalmente por tres motivos: 1) déficit de hierro en la dieta, lo que es realmente infrecuente en nuestra sociedad pero no en países subdesarrollados, 2) pérdidas sanguíneas (por ejemplo, la menstruación –hasta el 20% de las mujeres pueden padecer anemia por falta de hierro- o enfermedades del tubo digestivo en las que se produce sangrado) y 3) enfermedades en las que no se absorbe adecuadamente el hierro procedente de la dieta (por ejemplo, la celiaquía).

En el caso de la anemia ferropénica, establecer su causa es más importante que el tratamiento con hierro, ya que la ferropenia puede ser el primer signo de enfermedades importantes como el cáncer de colon. El tratamiento con suplementos de hierro deberá adecuarse también al origen de la falta de hierro; así, mientras que por lo general el hierro por vía oral será suficiente en la mayoría de los casos, en otros (como por ejemplo en los trastornos de la absorción intestinal) será necesario utilizar hierro por vía parenteral (intramuscular o intravenoso).