Antitrombina III

Se trata de una proteína que circula por la sangre y que ayuda a controlar su coagulación. Si los niveles de antitrombina III en la sangre se hallan muy disminuidos (habitualmente como consecuencia de una enfermedad hereditaria), las personas tienen una predisposición a padecer coágulos sanguíneos de forma repetitiva (también llamados trombosis).