Crioglobulina/ Crioglobulinemia

Las crioglobulinas son proteínas que se precipitan con el frío y se redisuelven con el calor. Las crioglobulinas circulan por el torrente sanguíneo y al pasar por territorios de la circulación expuestos a temperaturas inferiores a las del cuerpo humano, se precipitan dando lugar a distintas alteraciones. La mayoría de las crioglobulinas son inmunoglabulinas (véase anticuerpo). Las enfermedades desencadenadas por crioglobulinas se denominan crioglobulinemias, las cuales, en función del tipo de proteína, se clasifican en: 1) crioglobulinemia de tipo I, en las que la crioglobulina es una inmunoglabulina monoclonal (es decir, producida por una única clona de células plasmáticas) (véase anticuerpo); 2) crioglobulinemia de tipo II, en la que la crioglobulina es el producto de la unión de dos inmunoglabulinas, en general una IgM monoclonal dirigida contra una IgG policlonal (véase anticuerpo); y 3) crioglobulinemia de tipo III, en la que la crioglobulina está compuesta por una o más inmunoglabulnas policlonales. Las manifestaciones clínicas de las crioglobulinemias están producidas por el hecho de que las crioglobulinas al depositarse en los vasos sanguíneos y en los distintos tejidos obstruyen el flujo sanguíneo y tienen un efecto inflamatorio. Así, los pacientes afectos de crioglobulinemia presentan con frecuencia: alteraciones cutáneas (por ejemplo, síndrome de Raynaud), vasculitis (o inflamación de los vasos sanguíneos), neuropatía (o alteración de la función de los nervios periféricos), nefropatía (debido al depósito de crioglobulinas en la circulación renal) y trombosis y/o hemorragias (por la interferencia de las crioglobulinas con los procesos de coagulación sanguínea). Las enfermedades más frecuentemente asociadas al desarrollo de crioglobulinas son:enfermedades neoplásicas hematológicas (mieloma múltiple, linfomas, leucemia linfática crónica, macroglobulinemia de Waldenström, etc.),infecciosas (especialmente la hepatitis por virus de la hepatitis C) y autoinmunes (lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide, etc.).