Leucemia

Se trata de un cáncer de la médula ósea y de la sangre en el que hay una proliferación anómala de células sanguíneas, habitualmente glóbulos blancos. La palabra leucemia proviene de la contracción de los términos griegos "leucos", que significa blanco, y "aima", que significa sangre, es decir, sangre blanca; el aspecto lechoso o blanquecino que en ocasiones toma la sangre en esta enfermedad se debe a la gran cantidad de glóbulos blancos que contiene. Las leucemias se clasifican en función del tipo de glóbulo blanco que prolifera (leucemia mieloblástica, leucemia linfoblástica, leucemia mieloide y leucemia linfoide) y del tiempo que tarda en instaurarse la enfermedad: en caso de ser días o semanas, hablamos de leucemia aguda y, en caso de ser meses o años, incluso, lo hacemos de leucemia crónica. La leucemia linfoblástica y la mieloblástica son, por lo general, de tipo agudo, mientras que la leucemia mieloide y la linfoide son de carácter crónico.