Tratamiento de las adenopatías

El tratamiento del aumento de tamaño de los ganglios linfáticos depende del diagnóstico final al cual se haya llegado. Por lo dicho anteriormente, en la mayoría de los casos, debido a que se trata de adenopatías de carácter inflamatorio o reactivo, no será preciso efectuar ningún tratamiento.

A no ser que una causa mayor obligue a ello, es necesario no tratar un síndrome adenopático antes de que su causa esté bien establecida, especialmente con glucocorticoides, cuyo efecto linfolítico puede oscurecer y demorar el diagnóstico de la mayoría de las neoplasias linfoides.