¿Cuáles son sus causas?

Aunque la causa de la enfermedad se desconoce, existen razones para pensar que tiene una base genética. Así, por ejemplo, la leucemia linfática crónica es poco frecuente en las razas asiáticas y el riesgo de padecer la enfermedad es superior en los familiares directos de personas con leucemia linfática crónica que en el resto de la población.