Otitis serosa

Otitis serosa

Se trata del acúmulo de mucosidad en el oído medio. En la mayoría de los casos cursa sin infecciones agudas, aunque a veces puede ir acompañado de ellas (otitis agudas).

La otitis serosa suele aparecer durante la infancia. Cuando esta aparece en niños menores de 5 años será la causa principal por la que el niño sufre retraso de lenguaje y escolar. En otros casos, el único síntoma que el niño puede presentar es el hecho de que parezca "despistado" o "no haga caso".

La causa principal:

El agrandamiento de la vegetaciones o adenoides es la causa principal de la otitis serosa, que producirá un bloqueo de la trompa de Eustaquio, conducto que comunica el oído con la nariz y por el cual el oído normal elimina la mucosidad, evitando así la acumulación de la misma, que es lo provocará la pérdida de audición (entre un 30 y 40 por ciento).

Cómo se diagnostica:

La otitis serosa se diagnostica a través de la exploración del oído con microscopio. Esta se completa con una audiometría infantil (cuando el niño tiene menos de 6 años) o con una audiometría normal en niños mayores.

Tratamiento:

drenajes transtimpánicosSe trata de la colocación de los denominados "tubos de ventilación" o drenajes transtimpánicos. En estos casos, nuestro equipo procede a colocar un tipo especial de drenaje, formado de oro y titanio, que permite bañarse sin necesidad de llevar tapones, ya que impide la entrada de agua en el oído medio. La colocación de dichos drenajes se lleva a cabo bajo anestesia general en el caso de los niños, o con anestesia local en los adultos. Después de practicar una pequeña incisión en el tímpano (miringotomía), se aspira el moco acumulado en el oído, y luego, a través de la misma, se coloca un pequeño tubo de ventilación que permitirá ña entrada de aire y salida de líquido del oído medio.

El tubo de ventilación reemplazará la función de la trompa de Eustaquio. Lo hará hasta que pueda volver a funcionar con normalidad. De esta forma, se reestablece totalmente la audición. En el caso de que también haya infecciones, estas desparecerán o disminuirán. Igualmente, los casos con otitis serosas en los que se acompañe de un agrandamiento de las vegetaciones o adenoides, se procederá, también, a la extirpación de estas.

La recuperación:

En primer lugar, el niño no notará la presencia del tubo colocado en el tímpano y podrá hacer una vida prácticamente normal. Si los drenajes son de oro y titanio, podrá sumergirse en el agua (incluso en piscinas), sin necesidad de proteger los oídos con tapones. En segundo lugar, el tubo permanecerá insertado en el tímpano varios meses y caerá espontáneamente cuando el propio organismo considere resuelta la enfermedad