Cáncer de cabeza y cuello

Incidencia cancer de cabeza y cuelloIncidencia cancer de cabeza y cuelloEl cáncer es la proliferación anómala e incontrolada de un determinado tipo de células. Puede crecer de manera local (en su sitio de origen) o bien formar metástasis, es decir, emigrar a otras áreas del cuerpo.

En el caso de los cánceres de cuello y cabeza, la mayoría tienen relación con un consumo considerable de tabaco y/o alcohol.

¿Qué síntomas producirá el cáncer de cabello y cuello?

Cáncer cuerdas vocalesCáncer cuerdas vocalesCáncer de cuerdas vocales. Dependerá de la localización:

a) Si es en la laringe y en la faringe se producirán uno o más de los siguientes síntomas:

  • Disfonía, es decir, cambio de voz. Si se produce un cambio de voz y persiste más de 15 días, en un paciente fumador, se deberá acudir al otorrinolaringólogo, ya que posiblemente habrá una afectación de las cuerdas vocales situadas en la laringe.
  • Dificultad al tragar, también llamada disfagia.
  • Saliva con sangre.
  • Una sensación de dolor o irritación en el cuello y/o en uno de los oídos.
  • Aparición de un bulto en cualquier área del cuello.
  • Disnea: dificultad para respirar, solo en casos avanzados.

b) Si es en la nariz, senos paranasales y nasofaringe (parte posterior de las fosas nasales), se producirán uno o más de los siguientes síntomas:

  • Obstrucción nasal.
  • Alteración del sonido de la voz.
  • Sangrado por la nariz mezclado con la mucosidad nasal.
  • Sensación de taponamiento de un oído.

c) Si es en la boca, lengua, amígdala, paladar, puede tener lugar uno o varios síntomas:

  • Una úlcera en cualquier área.

¿Cómo se diagnostica?

FibroendoscopiaFibroendoscopiaEn este caso, el otorrinolaringólogo dispone de varias exploraciones que se complementan:

  • Por una parte, la fibrolaringoscopia, que se realiza en la misma consulta y en pocos segundos.
  • Por otra parte, y en referencia a las pruebas radiológicas, encontramos: TC (Tomografía Axial Computerizada), Resonancia Magnética nuclear y PET.
  • Luego también está la PAAF, que consiste en la punción con aguja muy fina de la tumoración. Es totalmente indolora, se practica en la misma consulta y permite la obtención de células para su examen mediante microscopio.
  • Biopsia del tejido afectado, para así poder analizar sus células y confirmar que son cancerosas.

Tratamiento:

Dependerá de la localización, del tamaño y de si hay afectación a distancia, es decir, metástasis, ya sea de otros órganos (pulmón, huesos), como de los ganglios linfáticos más cercanos al tumor.

Partiendo de la exploración, las pruebas radiológicas y la biopsia (que nos dirá el tipo de tumor), dispondremos de la información necesaria y suficiente para seleccionar el tratamiento adecuado. Entre ellos, aislados o combinados, encontramos:

a) La cirugía. Para extirpar el tumor en su totalidad. Generalmente utilizamos el Láser CO2 que nos permite una extirpación completa, con el menor sangrado y de forma indolora. Además, evita cicatrices innecesarias, la necesidad de traqueotomía (orificio en el cuello) y las dificultades al tragar.

Si se da el caso de que afecta los ganglios linfáticos del cuello, también se extirparán los mismos conjuntamente con el tumor:

b) Radioterapia: Se trata de usar radiación de alta energía para destruir los tumores. Se puede usar de manera aislada, combinada con quimioterapia o complementando a la cirugía, para así eliminar posibles restos microscópicos de la enfermedad.

c) Quimioterapia: Consiste en el uso de medicamentos para destruir los tumores. Puede administrarse por vía oral, intramuscular o intravenosa. También puede usarse de manera aislada o en combinación con radioterapia y/o cirugía.