¿Cómo se realiza la Ecografía Intraoperatoria (EI)?

Una vez la paciente está en el quirófano, se realiza una ecografía con la paciente en posición supina. Gracias al ecógrafo, el cirujano puede visualizar en todo momento la lesión, ver la profundidad a la que se encuentra y asegurarse que los márgenes de la zona extirpada son correctos (menos de un centímetro).

Una vez extirpado el tumor, la Ecografía Intraoperatoria (EI) permite también determinar los márgenes.

  • ¿Qué ventajas ofrece la Ecografía Intraoperatoria (EI)?

La Ecografía Intraoperatoria (EI) permite al cirujano tener una mayor precisión en la extirpación de lesiones, elegir el mejor sitio para la incisión, visualizar la lesión en tiempo real y facilitar la obtención de márgenes negativos en la cirugía del cáncer de mama. Asimismo, la Ecografía Intraoperatoria (EI) también permite reducir el tiempo de quirófano.

La Ecografía Intraoperatoria (EI) es una opción más confortable para la paciente, y disminuye las complicaciones derivadas de la colocación del arpón (dolor, fallo en la localización, etc), el método de localización de lesiones no palpables en la mama utilizado hasta el momento.