¿Qué es el linfedema?

El linfedema es la inflamación del brazo más próximo a la zona intervenida por la acumulación de líquido intersticial, y puede producirse en pacientes a las que les han extirpado los ganglios linfáticos durante una cirugía de cáncer de mama.

El linfedema es una secuela crónica que puede afectar alrededor de un 10% de las pacientes que han sido sometidas a una cirugía de cáncer de mama con extirpación de los ganglios linfáticos.

La aparición del linfedema puede estar vinculada a algunos tratamientos (como por ejemplo, la radioterapia), a infecciones postquirúrgicas y por algunos factores (obesidad, sedentarismo, compresión de la ropa).

¿Cómo se detecta y se trata un linfedema?

Si la paciente nota un aumento o alguna alteración del brazo próximo a la zona intervenida, es importante que se ponga en contacto con su oncólogo. Tras una exploración física, la revisión de la historia clínica y realizar las pruebas diagnósticas necesarias, el oncólogo le ofrecerá un diagnóstico.

El linfedema, que puede aparecer de forma precoz o de forma tardía, puede afectar la totalidad del brazo, en los casos más graves, afectar sólo la parte superior o, en raras ocasiones, afectar sólo al antebrazo y la mano.

En caso de linfedema, una de las primeras opciones terapéuticas incluye sesiones de fisioterapia con ejercicios que estimulan la circulación linfática. En caso que la situación de la paciente no mejore, puede recurrirse a un tratamiento quirúrgico.