Terapia Dirigida

Es un tratamiento que apunta a estudiar aquellos genes o proteínas defectuosas que contribuyen al crecimiento y desarrollo del cáncer.

Los fármacos tradicionales de quimioterapia, por el contrario, actúan contra todas las células que se dividen.

Las terapias dirigidas contra el cáncer que han sido aprobadas para usarse contra cánceres específicos incluyen las sustancias que impiden la señalización de crecimiento celular, que interfieren con la formación de vasos sanguíneos en tumores, que promueven la muerte de células cancerosas, que estimulan al sistema inmunitario para que destruya las células cancerosas y que depositan fármacos tóxicos a las células cancerosas.

Tipos de Terapias dirigidas:

  1. ANTICUERPO MONOCLONAL: terapia dirigida destinada a los receptores que se encuentran en el exterior de la célula.
  2. INMUNOTERPIA: terapia dirigida centrada en los componentes internos y el funcionamiento de la célula cancerosa provocando su muerte. Impulsa al sistema inmunitario para que destruya las células cancerosas.
  3. ANTIANGIOGÉNICO: bloquea el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos para los tumores (proceso que se llama angiogénesis de tumores). La antiangiogénesis consiste en interrumpir la formación de nuevos vasos sanguíneos.
  4. HORMONOTERAPIA: hace lento o detiene el crecimiento de los tumores sensibles a las hormonas, los cuales requieren ciertas hormonas para crecer (mama y próstata).

Las VACUNAS CONTRA EL CÁNCER y la TERAPIA GÉNICA se consideran algunas veces terapias dirigidas porque interfieren en el crecimiento de células cancerosas específicas.