El esófago de Barrett se produce cuando el epitelio (la capa más superficial de la pared del esófago) debido a la agresión continua del reflujo gastroesofágico (normalmente ácido) es sustituido por otro epitelio que contiene células de tipo intestinal, a lo que se le llama metaplasia intestinal.

Existen diferentes tipos o "grados" de esófago de Barrett, según los resultados de la biopsia y el estudio microscópico. Los grados pueden ser:

  • Metaplasia intestinal sin displasia
  • Metaplasia intestinal con displasia de bajo grado
  • Metaplasia intestinal con displasia de alto grado

La displasia son las alteraciones inherentes de un tejido o célula, que la hacen más desorganizada y parecida a una célula cancerosa. Aunque la presencia de displasia aumenta el riesgo de cáncer, no está considerada como tal, sino como una lesión precancerosa. En última instancia, grados altos de displasia pueden considerarse cáncer si existen signos de invasión del tejido. Es por ello que es muy importante diagnosticar los pacientes que padezcan esta patología, realizar un diagnóstico y establecer el tratamiento más preciso y efectivo, ya que existe riesgo de desarrollar cáncer de esófago. Es por ello que nuestros pacientes tienen a su disposición la Unidad de Esófago de Barrett, formada por especialistas que ofrecen el diagnóstico y tratamiento más preciso, así como las técnicas más innovadoras.

¿Cuáles son los riesgos de un paciente con esófago de Barrett?

     

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

     

¿Cuándo hay que tratar el esófago de Barrett y qué técnica está indicada en cada caso?

     

Técnicas Endoscópicas de Tratamiento del Esófago de Barret

     

¿Cómo hay que controlar el esófago de Barrett?