Hay muchísimas personas que padecen incontinencia o trastornos de la micción y no lo comunican a su médico. El retraso en un diagnóstico correcto es muy frecuente.

Existe la falsa creencia que la incontinencia es un proceso normal con el paso de los años y que no hay tratamientos efectivos. Esta situación ha cambiado en los últimos 20 años con el desarrollo de nuevos fármacos y nuevas técnicas quirúrgicas. Para poder indicar el tratamiento adecuado es necesario un buen diagnóstico del funcionamiento de la vejiga. Los estudios urodinámicos permiten un diagnóstico preciso y un tratamiento más efectivos.

Por su naturaleza, son estudios que implican la intimidad del paciente. Por ello nuestro personal y entorno está especialmente preparado para respetar al máximo esa necesidad.