Septoplastia

El tabique nasal es una pared que separa las dos fosas nasales y está formada por cartílagos y huesos. Las alteraciones en la forma o en el crecimiento del tabique nasal pueden ser de origen congénito, desarrollarse durante el crecimiento o aparecer como consecuencia de un traumatismo. Los síntomas principales que aparecen son: dificultad para respirar por la nariz, dolores en la cara y en la cabeza, la sensación de sequedad nasal, la alteración de la mucosidad nasal y el favorecimiento del sangrado nasal.

La dificultad para respirar por la nariz, obliga al paciente a respirar por la boca, en especial durante la noche o cuando duerme, propiciando otros síntomas como la sequedad de boca, los ronquidos, el síndrome de apnea obstructiva durante el sueño, faringitis y espesor de las secreciones de la garganta, y favorecimiento de la sinusitis. La Septoplastia es una intervención quirúrgica destinada a corregir la deformidad del tabique nasal o reconstruirlo y, en principio, tiene una finalidad funcional pero, en ocasiones, se puede practicar conjuntamente con la Rinoplastia u otros tipos de cirugía, como la de cornetes o de la válvula nasal.

¿Cómo se realiza la intervención?

     

¿Cuáles son los riesgos y las posibles complicaciones?

     

¿Cómo es el postoperatorio?

     

Medicina Tradicional China y Acupuntura