Saltar al contenido

¿Cómo cuidar de tu corazón en verano?

Con la llegada del verano y las vacaciones, llegan también las altas temperaturas, los viajes prolongados, los cambios de hábitos y excesos. Todo esto puede afectar nuestra salud cardiovascular no solo a pacientes con patologías previas, sino también a aquellos sin antecedentes. En este artículo resumo los problemas principales que surgen durante la época estival, y cómo podemos prevenirlos.

como-cuidar-corazon-en-verano-teknon-barcelonacomo-cuidar-corazon-en-verano-teknon-barcelona

Deshidratación

En verano, el riesgo de sufrir deshidratación aumenta considerablemente, ya que durante esta época del año hay más posibilidades de que nuestro cuerpo no recupere la pérdida de líquidos tan fácilmente, debido al aumento de la temperatura ambiental.

Cualquier persona puede deshidratarse, pero esta afección es especialmente peligrosa para los niños, los adultos mayores y aquellos bajo tratamiento diurético.

Algunos de los síntomas son: sed excesiva, micción menos frecuente, orina de color oscuro, fatiga, mareos, náuseas, confusión. Aunque no siempre existe un indicador temprano confiable de la necesidad de agua del organismo, ya que muchas personas, en especial los adultos mayores, no sienten sed hasta que están deshidratados.

Es muy importante mantener el consumo de líquidos y alimentos ricos en agua (como frutas y verduras) a lo largo del día. (En personas sanas, se recomienda beber de 2 a 3 litros de agua al día durante los meses de verano), especialmente aquellos de elevadas temperaturas o en los que realicemos actividad física.

Para quienes no tienen el hábito, existen aplicaciones para el móvil que recuerdan su ingesta o incluso pueden usarse alarmas tradicionales.

Conservar algunas rutinas

Durante el periodo vacacional, con el cambio de rutinas y horarios, aparecen los olvidos y desordenes a la hora de la toma de la medicación, es por lo que lo mejor es configurar alarmas que nos recuerden la toma de la misma y siempre controlemos antes de viajar si llevamos todos los medicamentos necesarios para los días fuera de casa.

Además, aparecen excesos y desórdenes alimentarios a la hora de comer fuera, que podrían tener consecuencias en aquellos pacientes que sufren de patologías como diabetes, hipertensión arterial o insuficiencia cardiaca, por lo que esta población debería tener especial cuidado.

Viajes prolongados

La inmovilidad prolongada, especialmente viajes aéreos largos, aumentan la probabilidad de desarrollar trombos especialmente en miembros inferiores. A este fenómeno se lo denominó ‘síndrome de la clase turista’, haciendo hincapié en la importancia del espacio tan reducido en la mayoría de los vuelos comerciales, término que se ha abandonado por el más preciso ‘síndrome del viajero’, ya que también existen episodios de trombosis en pasajeros de clase business y pueden aparecer también en viajes prolongados en otros medios de transporte no aéreos.

La posibilidad de trombosis relacionada con viajes es prácticamente despreciable en aquellas personas sanas y sin factores de riesgo, pero aumenta de forma considerable en aquellos individuos que sí tienen alguna condición prexistente o favorable para el desarrollo de coágulos, como por ejemplo: obesidadEste enlace se abrirá en una ventana nueva o sobrepeso, toma de anticonceptivos orales, tener alguna enfermedad cardiaca, neurológica, respiratoria o cáncer, tener una predisposición genética a una mayor coagulabilidad de la sangre, consumo de alcohol o tabaco.

Por este motivo, la población que posea alguno de estos factores de riesgo debería actuar de forma preventiva, manteniéndose bien hidratado: beber abundante agua, evitar el alcohol o el café, levantándose regularmente y caminar cada 2-3 horas, realizar ejercicios y estiramientos de las piernas mientras se está sentado: levantar los talones, levantar los dedos de los pies, contraer y relajar los músculos de los gemelos, evitar cruzar las piernas durante el viaje, no usar ropa muy apretada (pantalones ajustados, cinturones).

En algunas personas con alto riesgo, también podría recomendarse bajo indicación médica el uso de medias elásticas o utilización de algún fármaco preventivo como la heparina.

Deportes

Es recomendable tratar de mantener la actividad física durante las vacaciones, eligiendo horarios en los que las temperaturas no sean tan elevadas para disminuir el riesgo de deshidratación, lo ideal sería ejercitarse en las primeras horas de la mañana o a última hora del día, y siempre consultar con el/la médico en caso de molestias o dolor torácico a la hora de realizar esfuerzos físicos.

El Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon

En el Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon cuidamos de tu corazón desde el nuestro. Para ello contamos con un equipo multidisciplinar único, formado por los mejores profesionales especialistas en cada uno de sus campos: cardiología clínica, cirugía cardiaca, cirugía vascular, especialistas en imagen cardiaca, hemodinámica, patología cardíaca estructural, electrofisiología y arritmias, y expertos en rehabilitación cardiovascular.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:

Pide cita sin compromiso