Saltar al contenido

Recomendaciones para proteger la piel durante y después de la ducha

Elegir los productos adecuados para la ducha, seleccionar la temperatura y el tiempo idóneos y cuidar de la piel tras la ducha, las claves para que sea reparadora y saludable. Aquí tienes 11 recomendaciones que te pueden ayudar.

cuidado-piel-ducha-blog-teknon-barcelonacuidado-piel-ducha-blog-teknon-barcelona

La piel es el órgano más grande del cuerpo. En adultos, alrededor de 5 kg aproximadamente y ocupa una extensión de 2 m2. Sus funciones son cuatro:

  • Mantener y regular la temperatura corporal
  • Proteger el cuerpo ante elementos externos, por ejemplo, las bacterias
  • Metabólica, ya que ayuda al organismo a sintetizar la vitamina D, con la ayuda de la luz solar
  • Es uno de los principales órganos sensoriales

Cubierta de una capa de lípidos, el PH natural de la piel es de 5,5. Para mantener las funciones protectoras de la piel, es importante que este no se vea alterado y mantener en buen estado el llamado "manto lipídico".

Si tenemos en cuenta que durante la ducha podemos perder hasta un 25% de la hidratación natural de la piel, según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología, es importante seguir una serie de pautas que nos permitirán tener una piel sana.

11 Consejos para una ducha saludable

La duración

  • Cinco minutos. Es bueno que no exceda de este tiempo, para ti y para el planeta.
  • Una vez al día. SI debes tomar más duchas, es recomendable que reduzcas el tiempo de cada una de ellas.

La temperatura

  • Entre 36 y 37º. Una temperatura muy elevada puede causar deshidratación e inflamación de la piel
  • Ten en cuenta que si acabas de practicar deporte, tu cuerpo puede alterar la temperatura del agua. Es conveniente recuperar la temperatura corporal antes de meterte en la ducha

Jabones y geles

  • Utiliza geles sin jabón, que contengan productos dermoprotectores o aceites especiales. Una higiene con productos no adecuados puede alterar el PH de la piel y hacerla más permeable a bacterias
  • Para la zona genital, utiliza jabones con PH neutro i productos específicos para la higiene íntima

Esponjas y exfoliantes

  • Es recomendable el uso de esponjas de materiales naturales que no dañen el manto lipídico de la piel
  • Debemos prestar especial atención a la higiene de estos elementos, ya que pueden ser una fuente de gérmenes y bacterias

El secado

  • El secado es una parte importante de la ducha. La humedad puede ser una fuente de hongos. Axilas, inglés y la zona entre los dedos de los pies, son áreas a las que debemos dedicar especial atención
  • Evita frotar con la toalla, secar con ligeros toques es suficiente

Hidratación

  • Mantener una buena hidratación es imprescindible. Así que aplicar crema hidratante tras la ducha es imprescindible para finalizar una ducha saludable.

Estas son las recomendaciones generales para el cuidado de la piel. Es posible que tu piel tenga unas características especiales que requieran una atención especial. Si ese es tu caso, te recomendamos una visita para el especialista en dermatología, quien te dará recomendaciones personalizadas.


Imagen | Freepik.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Teknon - Comentario

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario: