Neurofisiología clínicaNeurofisiología clínica
Neurofisiología clínicaNeurofisiología clínica

Tratamientos

Para el síndrome de Apnea del Sueño que es uno de los trastornos más frecuentes del sueño, el tratamiento consiste en evitar el alcohol, el tabaco y los sedantes, especialmente antes de dormir. En el caso de pacientes obesos, es fundamental que se adelgacen. Pero, sin duda, el tratamiento más moderno y eficaz es la CPAP nasal. El procedimiento consiste en que a través de una mascarilla colocada en la nariz, se administra durante la noche una corriente de aire continua que es producida por un pequeño compresor eléctrico. Con este método se impide que se cierre la garganta y se corrigen de forma inmediata las apneas y los ronquidos. La recuperación de la actividad normal es espectacular y en la mayoría de los casos se obtiene prácticamente desde el primer día de utilizar el aparato.

En los pacientes con defectos anatómicos importantes que obstruyen la garganta, como ocurre con las amígdalas gigantes, la cirugía resuelve el problema. En algunos casos, también es necesario recurrir a la cirugía para extirpar los tejidos del paladar blando y de la faringe con la intención de abrir al máximo el paso del aire y evitar las apneas. Otra opción terapéutica a considerar son las prótesis de avanzamiento mandibular, en especial en los pacientes con anomalias mandibulares.

Además de los trastornos respiratorios del sueño, existen un gran número de patologías que provocan alteraciones del sueño, de todas ellas las más frecuentes son; insomnio, parasomnias, narcolepsia, síndrome de las piernas inquietas,… Del estudio de la mismas y su tratamiento se ocupa de forma personalizada nuestra neurofisióloga clínica (Dra. Sandra Gimenez).