La Miopía

La miopía es el principal defecto visuales en el mundo, destacando en los países asiáticos donde llega a afectar hasta un 90% de los jóvenes, como es el caso de Taiwán. En Europa, la incidencia es 1 de cada 4 personas, y alcanza el 45% de la población con estudios superiores. En cuanto a la población infantil, los últimos estudios indican que se ha incrementado en un 70% los niños que han desarrollado algún grado de miopía, poniendo así cada niño en situación de riesgo a largo plazo.

La miopía es un error refractivo donde la visión de objectos lejanos es borrosa pero clara para los objectos cercanos, pero no es solamente un problema de visión!
En el pasado se decía que la peor parte de la miopía era el uso de cristales cada vez más gruesos y la dependencia de las gafas.

Gráfico miopiaGráfico miopia

¡Ahora sabemos que hay mucho más por lo que preocuparse!


Riesgo miopiaRiesgo miopia


tabla miopiatabla miopia


Las gafas normales y las lentes de contacto pueden ayudar a corregir la visión borrosa que resulta de la miopía, pero no frente a la causa subyacente.
El problema ligado a la miopía es que cualquier ojo miope tiene mayor riesgo de padecer otras patologías como desprendimiento de reina, desprendimiento de vítreo y degeneración macular entre otras. Estudios recientes han podido corroborar que pacientes con miopías bajas (hasta 3,00 D) tienen 4 veces más riesgo de padecer un desprendimiento de retina que una persona emétrope (0 –cero- dioptrías) y este riesgo aumenta hasta 10 veces más para las miopías altas. Es por ello que frenar la progresión de la miopía en su etapa temprana es de alta importancia para prevenir una patología ocular que pone en riesgo la visión.

Así pues, consideramos importante prevenir su aparición y en caso contrario hacer todo lo posible para que la miopía de nuestros hijos sea la menor posible.