Tratamientos

El tratamiento para el control de miopía varia a segunda de la edad, nivel de riesgo y muchos otros parámetros.

Desde la modifica de los hábitos hasta el tratamiento farmacológico, la Unidad de control de miopía utiliza los últimos avances internacionales en el manejo de esta. Los protocolos clínicos utilizados están en permanente actualización con los avances científicos y comprenden una serie de pruebas y terapias que se han mostrado eficaces en el control de la progresión miopica.


¿Cuáles son las fases del tratamiento?

Antes de llevar a cabo un tratamiento es esencial obtener un evaluación del riesgo, así como de la magnitud y severidad de la miopía. El proceso clínico contempla tres pasos fundamentales:

  • Diagnóstico: en esta primera visita se obtienen todos los datos médicos relevantes para el diagnóstico (anamnesis) y se realizan una serie de procedimientos con el objetivo de establecer la magnitud y severidad y análisis varios tales como el estado de defecto refractivo, la salud ocular, y la medición de tamaño del ojo, importante para el correcto seguimiento de la eficacia del tratamiento;
  • Tratamiento: No existe un tratamiento o remedio universal para el control de miopía. El motivo es que cada paciente tiene características diferentes, a partir de la edad. Por lo tanto, cada una de ellas requiere de un tratamiento individualizado;
  • Control: una vez establecido el tratamiento más apropiado, se pasa a una fase de seguimiento, con visitas más frecuentes en el principio y un control aconsejado cada 6 meses para la medición del ojo (biometría), datos que nos confirma que el tratamiento elegido sigue con su eficacia.

La importancia de la biometría:

En nuestro protocolo de control de miopía, el examen biométrico es de primaria importancia para un seguimiento riguroso de la evolución de cada paciente.

La miopía es una falta de relación entre la potencia del ojo y su tamaño, de hecho, para restablecer este equilibrio, se modifica la potencia con una corrección óptica (gafas, lentes de contacto). Pues, el error refractivo es solo una consecuencia del aumento de la longitud del ojo y es esta última la causa de aumento de los riesgos de enfermedades oculares, por eso se considera el indicador más importante.


Tipos de Tratamientos:

En la actualidad, los tratamientos para el control de la miopía se pueden incluir en tres grandes grupos:

  • Normas de higiene visual: una mayor actividad al aire libre y un menor trabajo de cerca proporcionan protección contra el desarrollo de la miopía en el ojo humano.

  • Farmacológicos: Los tratamientos farmacológicos (Atropina al 0,01%) se han mostrado eficaces en algunos casos con una efectividad también del 50%. Como puntos en contra tiene que los pacientes necesitarán seguir usando gafas y en ocasiones con una graduación también para visión cercana, tendrán fotofobia y deslumbramiento, por lo que necesitarán el uso de cristales fotocromáticos o gafas de sol y gorra con visera.

  • Ópticos: Gafas y lentes de contacto con específicos diseño para el control de miopía. Entre estos se destaca por efectividad el tratamiento de ORTOQUERATOLOGIA, que proporciona desde el primer momento visión nítida sin ningún tipo de ayuda óptica. Este tratamiento consta de unas lentes de contacto con una geometría especialmente diseñada para provocar un "moldeo del epitelio corneal" que se utilizan exclusivamente durante las horas sueño (usualmente por la noche) y que una vez extraídas a la mañana siguiente, te permiten ver bien durante todo el día sin necesidad de usar gafas.